Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

12/06/1991

Campeones NBA: los Chicago Bulls de la 1990-91

Los de Illinois levantan su primer trofeo Larry O'Brien tras vencer en las Finales a Los Angeles Lakers por 4 a 1. MJ fue el MVP de las Finales.

Michael Jordan Chicago Bulls
Michael Jordan dejando caer sus lágrimas, después de su primera gran conquista (FOTOGRAFÍA: gentileza AS).

Michael Jordan estaba con sed de campeonatos. En los tres años anteriores, Detroit Pistons le privó la posibilidad de jugar las Finales de la NBA. Por eso, el número 23 de Chicago Bulls decidió pasar el verano de 1990 en el gimnasio, con el objetivo de incrementar su masa muscular de cara a la temporada 1990-91.

“Estaba siendo batido brutalmente. Y quería administrar el dolor. Quería empezar a contraatacar”, afirmó Su Majestad, en el documental The Last Dance. En taanto, su personal trainer, Tim Grover, agregó: “Le daría una cierta cantidad de repeticiones para que hiciera, pero nunca se frenaría en ese número. Si le pedía seis, sabía que iba a hacer 12”.

Y de esta forma, el escolta formado en la Universidad de Carolina del Norte afrontó la campaña con el fin de terminar con las críticas de los medios estadounidenses. Afrontó cada encuentro con la intención de demostrar que era el mejor jugador de todos los tiempos. Por ende, terminó recibiendo el segundo premio de su carrera al Jugador Más Valioso del Año, tras promediar 31 puntos, seis rebotes, 5,5 asistencias, 2,7 recuperos y una tapa por partido. También, terminó siendo Scoring Champ por quinta vez consecutiva.

Por otro lado, His Airness superó la marca de los 15 mil tantos en su carrera el 9 de enero de 1991. En un duelo con Philadelphia 76ers, de visitante, derribó la barrera y generó la ovación por parte del público del conjunto de Pensilvania. Otro hito que lo consolidó como el máximo exponente de la década de 1990.

Asimismo, Scottie Pippen demostró su preparación registrando 17,8 unidades, 7,3 tableros, 6,2 pases gol, 2,4 robos y 1,1 bloqueos por compromiso. A su vez, estuvo incluido dentro del Segundo Mejor Quinteto Defensivo del torneo. Además, Horace Grant (12,8, 8,4, 2,3 y 1,2) y Bill Cartwright (9,6 y 6,2) hicieron sus aportes para llegar a Playoffs en óptimas condiciones físicas.

El elenco de Phil Jackson finalizó la etapa regular en el primer puesto del Este con un récord de 61 encuentros ganados y 21 perdidos. Este fue el mejor registro de la historia de la franquicia, hasta el año siguiente. Con este resultado, se aseguró su lugar en la postemporada de 1991, en donde buscaría ponerle fin a la maldición que le había puesto Detroit Pistons en 1988, 1989 y 1990.

ERA HORA DE DAR REVANCHA

Chicago Bulls empezó los Playoffs con una barrida en primera ronda ante New York Knicks por 3 a 0. Los de la Ciudad del Viento superaron ampliamente a los neoyorquinos, comandados por Patrick Ewing y Kiki Vandeweghe. Luego, cosecharon un triunfo contundente en la segunda instancia sobre Philadelphia 76ers por 4 a 1.

Con este resultado, el elenco de Phil Jackson avanzó a las Finales de Conferencia, donde se enfrentó con Detroit Pistons. El equipo estaba preparado para hacerle frente a los Bad Boys y ponerle fin a su reinado (venían de ser bicampeones). A su vez, la preparación física especial de Michael Jordan en la pretemporada ayudó a contrarrestar las Jordan Rules, implementadas por los dirigidos por Chuck Daly.

A diferencia de los enfrentamientos anteriores, esta serie se definió en apenas cuatro compromisos. El conjunto de Illinois ratificó su dominio en esa época y barrió a sus eternos rivales por 4 a 0. Air Jordan promedió 29,3 puntos, 5,3 rebotes, siete asistencias, 2,3 recuperos y 1,8 tapas por aparición. Asimismo, Scottie Pippen registró 22 unidades, 7,8 tableros, 5,3 pases gol, tres robos y dos bloqueos.

Hubo un momento clave en el cuarto partido, cuando Dennis Rodman le hizo una falta muy dura a Pippen sobre el cierre. El alero no lo confrontó a su futuro compañero, algo que sí había ocurrido en los años previos. “Cuando Pip no respondió a ese abuso, no podían hacer nada más para que nos vencieran”, aseguró Michael Jordan en The Last Dance.

“Scottie ni se inmutaba. Cuando vimos eso, se terminó”, manifestó John Salley, jugador de Detroit Pistons en aquella temporada. También, Horace Grant contó: “Lo tomó como si fuese un foul. Vayamos a terminar de patearles el trasero”. Mientras que Bill Cartwright añadió: “Y saquémoslos de su miseria”.

En los últimos segundos antes del desenlace del cuarto juego, los Bad Boys se retiraron del Palacio de Auburn Hills sin saludar. Una polémica más para una de las rivalidades más grandes de la mejor liga del mundo. “Creía que era bastante difícil para ellos porque eran dos veces campeones. Pero ciertamente tenía que haber un poco de respeto”, comentó el entrenador Phil Jackson.

“Aunque diga lo que quiera ahora, sabemos cómo fueron sus verdaderas acciones en ese momento. No hay que pensarlo tanto. Ni a pesar de que la reacción del público cambie su perspectiva. Pueden mostrarme lo que sea, pero no me van a convencer de que no fue un idiota”, afirmó Michael Jordan sobre Isiah Thomas.

SE QUITARON LA MUFA

El rival de Chicago Bulls en las Finales de la NBA fue Los Angeles Lakers. El conjunto californiano armó una de las mejores dinastía de la historia en la década de 1980. Y en ese tiempo, logró los campeonatos de 1980, 1982, 1983, 1984, 1985, 1987 y 1989.

El primer partido, el 2 de junio de 1991, fue complicado para los de la Ciudad del Viento, ya que los angelinos se quedaron con la victoria de visitante por 93 a 91. Magic Johnson fue el responsable de aquel resultado con 19 unidades, diez tableros y once pases gol.

Tres días después, el conjunto de Illinois se recuperó de la mano de su máximo exponente. Michael Jordan guió a su equipo hacia el triunfo por 107 a 86 con 33 puntos, siete rebotes, 13 asistencias, dos recuperos y un bloqueo. Además, regaló una de las jugadas más icónicas de su carrera: la bandeja a mano cambiada.

La serie se mudó al Forum de Los Angeles. El tercer enfrentamiento se llevó a cabo el 7 de junio. Michael Jordan (29 unidades, nueve tableros, nueve pases gol, cuatro robos y dos tapas), Horace Grant (22, 11 y tres) y Scottie Pippen (19, 13, cinco y cuatro) lideraron a la visita hacia el triunfo por 104 a 96. De esta forma, el elenco de Phil Jackson remontó la serie (2-1) y recuperó la ventaja de localía.

Sin embargo, Chicago estaba con la motivación de sentenciar la historia a domicilio. Y así lo logro. Primero, cosechando la victoria en el cuarto juego por 97 a 82, el 9 de junio. Los cinco titulares concluyeron el enfrentamiento en doble dígito. Ellos fueron MJ (28 tantos, 13 asistencias y dos tapas), John Paxson (15), Pip, Grant (ambos con 14) y Cartwright (12).

Y en el sexto duelo, el 12 de junio, los Bulls se impusieron por 98 a 91 para poder festejar por primera vez en su historia. Scottie Pippen (32 puntos, 13 rebotes, siete pases gol, cinco recuperos y un bloqueo), Michael Jordan (30, cuatro, diez, cinco y dos) y John Paxson (20, tres, cuatro y uno) se encargaron de que los de la Ciudad del Viento levantaran el trofeo Larry O’Brien.

Cuando nos ganaron, nos encontramos entre ambos vestuarios y él simplemente puso los brazos y comenzó a llorar. Estaba tan feliz de haber ganado, que se abrió paso. Ese fue un momento especial para él y para mí”, contó Magic Johnson tras sobre el encuentro con el MVP de las Finales, tras la consagración de Chicago Bulls.

El emblema de Los Angeles Lakers entendió en ese momento que arrancó la era del formado en la Universidad de Carolina del Norte. “(En el juego 2) Subió por el lado derecho y con la lengua fuera. Todos saltamos, creíamos que lo teníamos. Y cambió a su izquierda en el aire. Dijimos: “Sabés qué, es hora de pasar la antorcha”. Le dije, es tu turno ahora, es tu momento ahora”.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El sábado 9 de diciembre de 2023, el conjunto californiano se impuso en la final del In-Season Tournament sobre Indiana Pacers por 123 a 109.
En enero de 2015, el conjunto de Georgia fue el primer equipo de todos los tiempos en terminar con una marca de 17-0 en dicho mes.
El 13 de abril de 2016, el conjunto de Oakland estableció la mejor marca de la historia de la fase regular. También, fue el retiro de Kobe Bryant.
El 18 de julio de 2013, la Junta de Gobernadores de la NBA aprobó de manera unánime el retorno de la marca “Hornets” a Carolina del Norte.