Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

03/05/2011

Derrick Rose, el MVP más joven de la historia

Derrick Rose fue el MVP más joven de la NBA al ganar el premio con 22 años y 191 días.

Derrick Rose se alzó con el MVP a los 22 años y casi 7 meses.
Derrick Rose recibió el galardón al jugador más valioso en la noche del 02/05/2021, en la previa del primer juego de semifinales de conferencia del este frente a los Atlanta Hawks (FOTOGRAFÍA: Gentileza Mike DiNovo-USA TODAY Sports).

Derrick Rose levantó los ojos. Se encontró con los de cientos que lo miraban en silencio, sin dudar de él. «¿Por qué no puedo ser el MVP de la liga? ¿Por qué no puedo ser el mejor jugador de la liga? No veo porqué», había manifestado con la serenidad que lo caracterizaba.

Cuando los jóvenes realizan declaraciones con ese grado de confianza, los murmullos no tardan en aparecer. Pero ese mediaday del 27 de septiembre del 2010 fue diferente. Rose encaró los micrófonos con la tranquilidad de tener los pergaminos para justificar semejante dicho. «Creo que trabajé duro. Creo que sacrifiqué muchísimas cosas para desarrollarme cuando era joven. Sé que puedo seguir afrontando estos desafíos», añadió.

No necesitó expresar que había sido uno de los mejores prospectos del básquetbol secundario; que había liderado a la Universidad de Memphis a su mejor campaña y ser subcampeón de la NCAA en 2008; o que había cumplido con la presión de ser el número 1 del Draft 2008 al alzarse con el premio al novato del año en 2009 sin ninguna discusión. Tampoco señaló que había justificado su gran primer año con una temporada sophomore en la que había sido seleccionado a su primer Juego de las Estrellas. No lo precisaba, por eso nadie dudó de las palabras que habían acabado de salir de su boca.

LAS NECESIDADES PARA SER EL MEJOR

Derrick Rose tuvo un paso clave por el Mundial de Turquía 2010, que lo ayudó a ganar el MVP.
Derrick Rose fue uno de los jugadores que encabezó la conquista del Mundial de Turquía 2010 (FOTOGRAFÍA gentileza de USA Basketball).

Para ganar semejante premio, cualquier jugador implícitamente necesita que ocurran dos situaciones. La primera de ellas es obvia: por lo mínimo, estar en la discusión sobre si es el mejor de la liga. La otra, para algunos injusta y para otros sumamente necesaria, es ser el líder de uno de los equipos ‘top’ de la liga para no tener números ‘inflados’.

Los Bulls sabían cuál era el deseo de Rose y tenían la necesidad de mejorar lo hecho en la 2009-10. Tras un 41-41 y ser eliminados por los Cleveland Cavaliers de LeBron James en la primera ronda de los Playoffs, no querían vivenciar algo similar a lo que había sucedido con el Rey. James partió al Heat en ese verano del 2010, por lo que sintieron la urgencia de mejorar el equipo alrededor de Rose. Así, renovaron a la mitad de su plantel. Consiguieron los fichajes de Carlos Boozer y Keith Bogans para el quinteto inicial; como los de Kyle Korver, Kurt Thomas y Ronnie Brewer, entre otros, para profundizar la rotación.

Sin embargo, el oriundo de Chicago tenía que añadir otra herramienta a su juego: el triple. Cerró su segunda temporada en la NBA con apenas 32 aciertos en 112 intentos desde lejos, un bajísimo 28,5% de efectividad. Supo que necesitaba añadir el tiro exterior a su extraordinaria capacidad atlética, muy buen tiro de media distancia y visión de juego élite.

Su mejora quedó plasmada en el Mundial de Turquía 2010, cuando Estados Unidos fue campeón después de 12 años. Kevin Durant tomó la conducción del plantel norteamericano y eliminó cualquier chance de pesadilla como en Indianápolis 2002 o Japón 2006. Rose asumió el rol de segunda espada, siendo el segundo jugador más destacado del equipo en todos los rubros. Además, encajó cinco triples con una eficacia de 45,5%, quedando por detrás del alero y Eric Gordon, aunque por delante del por aquel entonces prometedor Stephen Curry.

ESTADÍSTICAS

Per Game Table
Season Age Tm Lg Pos G GS MP FG FGA FG% 3P 3PA 3P% 2P 2PA 2P% eFG% FT FTA FT% ORB DRB TRB AST STL BLK TOV PF PTS
2008-09 20 CHI NBA PG 81 80 37.0 7.1 14.9 .475 0.2 0.9 .222 6.9 14.0 .491 .482 2.4 3.1 .788 1.2 2.7 3.9 6.3 0.8 0.2 2.5 1.5 16.8
2009-10 21 CHI NBA PG 78 78 36.8 8.6 17.6 .489 0.2 0.8 .267 8.4 16.8 .500 .495 3.3 4.3 .766 0.8 2.9 3.8 6.0 0.7 0.3 2.8 1.2 20.8
2010-11 22 CHI NBA PG 81 81 37.4 8.8 19.7 .445 1.6 4.8 .332 7.2 15.0 .481 .485 5.9 6.9 .858 1.0 3.1 4.1 7.7 1.0 0.6 3.4 1.7 25.0

EL CAMINO AL MVP

Rose promedió casi la misma cantidad de lanzamientos por juego, pero modificó significativamente la manera de atacar. Al contar con un ‘factor sorpresa’, obligó a las defensas a buscar la manera de adaptar su marcaje. Él generó una mayor atracción en las defensas rivales, pudo sacarle jugo a su explosividad para definir cerca del aro como también aprovechar su visión de juego para repartir 7,7 asistencias. Además, formó un tándem letal en el pick-and-roll junto a Carlos Boozer, el segundo máximo autor de puntos por noche del equipo (17,5). Su manera de jugar lo transformó en un modelo a seguir para las jóvenes generaciones.

John Wall fue uno de los jugadores que debutó en esa temporada y enfrentó a la mejor versión de Rose. El por aquel base de los Wizards dijo en un podcast con Matt Barnes y Stephen Jackson: «El jugador más duro que enfrenté en mi vida. No había nada que se pueda hacer para pararlo. Nunca vimos a un jugador tan rápido, tan atlético y con una de las mejores flotadoras de la historia».

A pesar de las grandes expectativas para el Heat, Chicago fue el mejor equipo de esa fase regular 2010-11. El equipo de Thibodeau tuvo la mejor defensa de la liga y uno de los ataques con mayor cantidad de variantes. Cuando no pudo sacar provecho de estas dos herramientas colectivas, el perimetral activó el nivel MVP y terminó de justificar su candidatura al galardón. La combinación le dio al elenco del estado de Illinois una marca de 62-20, su mejor post Michael Jordan como también la más alta de toda la región en esa temporada.

Rose registró un mínimo de 30 puntos en al menos 23 ocasiones y en dos de ellas llegó a los 42 tantos. Además, firmó un triple-doble en la única visita a Memphis, la ciudad de su equipo universitario. No obstante, su mejor partido sucedió el 6 de marzo del 2011, cuando Chicago visitó a Miami y ganó un juego que le permitió, a la larga, ser el mejor de la conferencia. El base encabezó el 87-86 con 27 puntos, mientras que evitó el festejo de un rival que tuvo 69 tantos por parte de su Big Three. Aquella noche, en territorio enemigo, terminó de definir quién era el mejor jugador de la liga.

Su esfuerzo tuvo su premio el 3 de mayo del 2011. Tras eliminar por 4-1 a Indiana Pacers en la primera ronda de los Playoffs, Rose fue seleccionado como el MVP más joven de la historia de la NBA al hacerlo con 22 años y 191 días. Superó a Wes Unseld (23 años y 2 meses), quien tuvo el récord desde 1969. Además, fue el quinto jugador en alzarse con el premio en su tercera temporada en la liga y el único en hacerlo desde 1979.

Chicago tuvo la chance de volver a las finales de conferencia después de 13 años al eliminar a los Hawks (4-1), pero no pudo sortear al Heat. Al equipo de Thibodeau le faltaron estrellas para hacerle frente al poderoso tridente de James, Wade y Bosh. No obstante, este luego se quedó con las manos vacías tras una olvidable producción frente a los Dallas Mavericks.

Lamentablemente, nunca hubo una chance real de revancha en ese nivel. Un año después, el 29 de abril del 2012, Rose padeció la ruptura de los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda. Si bien se volvió un sinónimo de lucha y volvió a jugar en un muy buen nivel, jamás pudo volver al que llegó a acostumbrar en sus primeras cuatro temporadas.

Compartir