Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Cuando Manu Ginóbili fue el mejor de Italia y Europa

El bahiense jugó cuatro años en el viejo continente antes de llegar a la NBA. Lapso que inició en el ascenso y terminó en la cima de la Euroliga.

Ginóbili evade a Scola para la definición en la final de la competencia internacional de Europa 2001 (FOTOGRAFÍA gentileza Básquet Argentina).
Ginóbili evade a Scola para la definición en la final de la Euroliga 2001 (FOTOGRAFÍA gentileza Básquet Argentina).

«Quería jugar en el Real Madrid, Barcelona o los mejores equipos de Europa», señaló Manu Ginóbili en 2019. Una entrevista con Radagast lo hizo revisar su carrera. La NBA parecía ser una tierra prohibida para él cuando era niño, por lo que quería competir contra los mejores del viejo continente. Lo hizo por tres años, donde terminó de demostrarle a San Antonio que estaba apto para dar el salto hacia la máxima competencia del planeta.

Su arribo se dio a mediados de 1998. El bahiense dejó la Liga Nacional como una de las máximas estrellas que tenía la competencia pese a no ser campeón con Estudiantes de Bahía Blanca. Su último año en tierra albiceleste fue el jugador de mayor desarrollo de la competencia. Embarcó hacia Italia tras el octavo puesto en el Mundial de Grecia 1998.

INICIO EN EL ASCENSO Y SELECCIÓN EN LA NBA

Manu Ginóbili llegó a Europa de la mano del Reggio Calabria (FOTOGRAFÍA gentileza Diario As).
Manu Ginóbili llegó a Europa de la mano del Reggio Calabria (FOTOGRAFÍA gentileza Diario As).

Ginóbili llegó a Europa de la mano del Reggio Calabria, que disputó la segunda división italiana en la temporada 1998-99. El argentino le aportó al equipo una cuota de desequilibrio que era lo que le faltaba para ponerse en una posición de luchar por el ascenso.

Su rol fue creciendo con el correr de las semanas, aunque rápidamente se posicionó como líder. Encabezó el récord de 19-13 que le dio al conjunto un tercer puesto en la fase regular. Como no pudo ascender mediante la obtención del título en el período, debió ir en busca de uno de los otros dos cupos por la vía de Playoffs. Tachó 3-0 a Banca Popolare Ragusa y luego repitió el score ante Fila Biella para concretar el paso a la máxima categoría italiana.

41 días más tarde sucedió la primera señal de lo impensado. El 30 de junio de 1999, mientras él dormía en Macapá (Brasil) a la espera de un Sudamericano de Naciones, San Antonio Spurs lo seleccionó en la 57° posición del Draft. Se enteró a la mañana del día siguiente, cuando el jefe de equipo del combinado argentino lo despertó con un diario en mano. Primero no lo creyó, pero luego pudo leer. Lo llamó Popovich a su casa, lo atendió su familia y en el mejor spanglish posible le dijeron que no estaba.

PRIMER AÑO EN LA LEGA

El Reggio Calabria ascendió a una liga italiana dominada por equipazos como el Paf Bologna, Benneton Treviso y Roosters Varese. De hecho, cada uno de esos tres equipos compitió en la Euroliga y ganó un campeonato nacional en la temporada 1999-00.

El Viola tuvo una buena fase regular en la que firmó un 15-15 para acabar en la séptima posición. Ginóbili deslumbró a todo el país como a Europa por su intensidad para jugar en ambos lados de la cancha. Promedió 17,0 puntos, 3,1 rebotes, 3,2 robos y 2,4 asistencias en 30,3 minutos por partido. Además tenía un tiro más que aceptable: 46,4% de campo, 35,4% en triples y 70,6 en tiros libres.

La primera sorpresa del Reggio Calabria llegó en el inicio de los Playoffs. Sorteó al Varese con un 2-1 que incluyó un 93-65 en el partido definitorio. Luego, debió medirse con el Kinder Bologna de Ettore Messina. El combinado forzó un quinto juego, pero cayó por 61-43 para despedirse de la posibilidad de ser campeón. A pesar de esta derrota, la situación era clara: Manu estaba para más.

EL REY DEL VIEJO CONTINENTE

 

Ginóbili tuvo dos grandes ofertas en Europa de cara a la temporada 2000-01. Coqueteó con una concreta posibilidad de jugar para el Olympiacos de Grecia. Sin embargo, la comodidad de poder seguir en Italia ganó la pulseada. Messina lo convenció a unirse a un Kinder Bologna que se había reforzado para competir en todos los frentes.

En Italia no hubo lugar para discusión alguna. El Bologna firmó un 29-5 para ser el mejor conjunto de la fase regular. Luego, barrió a Codivari Roseto, Benneton Treviso y Paf Bologna para ser campeón. Como si fuese poco, el bahiense fue el MVP con números alucinantes: 17,1 puntos, 4,4 rebotes, 2,8 robos y 2,5 asistencias. Este dominio lo extendió a la Coppa Italia, la cual también ganó sin mayores inconvenientes.

Lo mejor de Ginóbili se vio en la Euroliga. Líder de un equipo que ganó el Grupo B con un 9-1. Posteriormente, en su camino a la final, tampoco tuvo grandes oposiciones: 2-0 a Adecco Estudiantes (España) y Unión Olimpija (Eslovenia) en octavos y cuartos de finales respectivamente. Un 3-0 a PAF Bologna (Italia) en semifinales permitió el pasaje a la definición frente al Tau Cerámica (España) de Luis Scola y Fabricio Oberto.

La serie a cinco juegos arrancó con un adverso 78-65 en España, aunque se recuperó con un 94-73. Pasó al frente con un 80-60, pero un 79-96 en el segundo en Italia obligó a un quinto y definitivo encuentro. Aquel 10 de mayo del 2001 se vio la mejor cara de Ginóbili: 16 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias para el 82-74 que hizo posible la conquista europea como la triple corona. Su producción fue meritoria del MVP del Final Four

DESPEDIDA CON UN TÍTULO

Repetir las tres conquistas era el gran objetivo del Kinder Bologna para la temporada 2001-02. El equipo era consciente que una vez que el vínculo de Ginóbili finalice, dejaría Europa para sumarse a la NBA. San Antonio Spurs le había dejado en claro que lo quería en Estados Unidos.

El Kinder Bologna firmó un 28-8 en la fase regular y sorteó a Scavolini Pesaro (3-0) antes de caer ante el campeón, Benneton Treviso (3-1). Pese a quedarse con las manos vacías, Manu mejoró aún más sus números: 19,9 puntos, 4,4 rebotes, 4,3 robos y 2,2 asistencias por aparición. Indiscutido MVP para retirarse con un total de dos galardones en tres oportunidades.

En el plano internacional, tuvo una gran posibilidad de alcanzar el bicampeonato. Su conjunto lideró el Grupo B con un 12-2 para meterse en el Top 16, e ingresó al final four con un 4-2 en el Grupo F. Tuvo su revancha ante el Benneton Treviso con un 90-82 que permitió el pasaje a la final. Ginóbili encajó 27 puntos en su último partido en Europa, pero la conquista fue del Panathinaikos que se impuso por 89-83 de la mano del MVP Dejan Bodiroga (21 tantos, siete rebotes y cuatro asistencias).

Pese a no ganar las principales competencias, el Kinder Bologna fue campeón en esa 2001-02. Ganó la Coppa Italia en la que Manu también fue el MVP. La NBA lo aguardaba, pero antes daría un golpe histórico en el Mundial de Indianápolis 2002.

Ginóbili cerró su paso por Europa con un título de Lega A, un ascenso a la máxima competencia italiana, un título en Euroliga, dos finales internacionales disputadas y dos Coppa Italia, además de tres MVP. Supo ser el rey del viejo continente antes de mostrarse como uno de los mejores jugadores internacionales que pisó Estados Unidos.

Compartir