Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

23/04/2019

El triple de mitad de cancha de Damian Lillard para eliminar al Thunder

El 23 de abril del 2019, el base logró la clasificación de Portland a Semifinales del Oeste y un récord histórico de la franquicia.

Damian Lillard Portland

Los Trail Blazers se cruzaron con Oklahoma City en la primera ronda de los Playoffs 2019. La rivalidad estaba asegurada, debido a los encuentros picantes que tuvieron ambos bases previamente. Russell Westbrook y Damian Lillard recurrieron frecuentemente al tan conocido “trash talk”, sembrando así un derby que tuvo su pico alto en esa postemporada.

El Thunder había ganado los cuatro enfrentamientos que tuvo con el conjunto de Oregon. El 4 de enero de 2019 ganó por 111 a 109 (de visitante), el 22 de junio por 123 a 114 (de local), el 11 de febrero por 120 a 111 (en casa) y el 7 de marzo por 129 a 121 (fuera de casa).

Portland finalizó en el tercer puesto del Oeste, mientras que Oklahoma City terminó sexto. Esto generó el choque entre ambos en la apertura de la postemporada. Además, los Trail Blazers habían quedado afuera de la primera ronda de los Playoffs 2018, tras haber sido barrido por New Orleans por 4-0.

Por eso, Damian Lillard dejó en claro que ese era un momento muy valioso para el futuro del equipo. “La razón por la cual queríamos esta serie era porque buscábamos hacer algo especial, necesitábamos una buena prueba. Después haber sido barridos el año anterior por los Pelicans, quería enfrentarme a un equipo y un oponente que la gente dijera que no íbamos a ganar. Quería probar algo desde el arranque. Necesitábamos un duelo que sacara lo mejor de nosotros. No había excusas”, explicó.

SE GUARDÓ LO MEJOR PARA EL FINAL

Portland abrió la serie de la mejor forma, ya que se impuso en los primeros dos partidos de local (104-99 y 114-94). Oklahoma City respondió en el tercer encuentro con una victoria en casa por 120 a 108. Pero después, los de Oregon arrebataron el cuarto compromiso por 111 a 98, en condición de visitante.

Llegó el quinto juego, en el Moda Center. La noche del 23 de abril de 2019, el elenco dirigido en aquel momento por Terry Stotts se preparó para jugar por la definición de la serie con todo el público a su favor. El contrincante apretó hasta al final, porque llegó a estar al frente por una ventaja de 15 tantos en el último cuarto. Russell Westbrook y Dennis Schroder compitieron con el objetivo de alargar la historia.

Sin embargo, el dueño de casa no se dio por vencido y obtuvo su recompensa. Damian Lillard tomó la batuta en ataque durante todo el partido, pero especialmente en los últimos 4m47s. El base demostró todas sus habilidades en la recta final, cuando el desarrollo del enfrentamiento era muy apasionante. La figura de Portland respondió cada vez que la visita intentaba sostener la distancia en el tanteador.

En ese tiempo, encestó ocho unidades que fueron claves para que el local hiciera desaparecer la desventaja. Y en la última jugada, luego de que Westbrook fallara su ejecución, llegó el momento de retratar la pincelada que quedó en el recuerdo de todo el seguidor de la NBA. Un bombazo de mitad de cancha desató toda la locura, tanto dentro como fuera de la cancha.

De esta manera, Damian Lillard selló su impresionante performance con 50 puntos y diez triples para transformarse en el jugador de la historia de la franquicia con más tiros externos encestados en un juego de Playoffs. Con un saludo a sus oponentes, cantó victoria en una batalla que duró más de una temporada frente al Thunder de Rusell Westbrook.

LA REACCIÓN AL ICÓNICO TIRO

“Ese fue un mal tiro. No me importa lo que la gente diga”.

Quien manifestó eso fue Paul George, uno de los integrantes del plantel de Oklahoma City en aquella serie. El alero tomó la responsabilidad de marcarlo en la jugada decisiva, y supo esperarlo para que el base no realizara un lanzamiento más cómodo. Asimismo, tuvo en cuenta que el marcador estaba empatado en 115 cuando ocurrió la acción trascendental.

Damian Lillard, quien ya estaba lanzando de larga distancia en varias ocasiones, le respondió: “Que haya dicho eso, es como si fuera un deporte pobre. De última, fue una mala defensa”.

Damian Lillard Portland
Damian Lillard estableció la mejor marca de la franquicia en un juego de Playoffs, con 10 triples. (FOTOGRAFÍA: Gentileza Oregon Live).

Sus compañeros no hicieron más que elogiarlo y enloquecerse por el lanzamiento desde la impresión del Moda Center en el parquet. “Este rendimiento la ubica dentro de una de las mejores. Sobre todo por lo que tuvo que hacer, jugó 24 minutos ininterrumpidos por mi problema de faltas personales. Condujo mucho la ofensiva mientras trataba de contener a Russ. Su confianza nunca desapareció, tuvo la resistencia para hacer todo tipo de jugadas. Y en la recta final tomó ese tiro y pensé: “Es un maldito…””, expresó C.J. McCollum, su mano derecha en Portland.

Además, el entrenador Terry Stotts mostró su delirio en el momento que su dirigido anotó ese bombazo. Y luego manifestó: “Su actuación fue la mejor que vi en persona. Obviamente que he visto partidos de 50 puntos, pero la manera en que guió a su equipo en la primera parte, la magnitud de ese tiro para ganar la serie. De hecho, es la segunda vez que completa un tiro ganador en su carrera. Fue un enorme rendimiento, ciertamente fue especial”.

El desenlace de esa historia fue épica porque Damian Lillard firmó su extensión de contrato con la franquicia en la agencia libre siguiente. Al mismo tiempo, el Thunder inició una etapa de reconstrucción traspasando a Russell Westbrook (Houston) y Paul George (Clippers). “Fue un gran sentimiento cuando dejé ir la bola de mis manos. Se sintió bien”, declaró el autor de una jugada mágica que consumó una historia inolvidable.

Compartir