Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

31/10/2018

Emocionante: los 50 puntos de Derrick Rose contra Utah Jazz

El 31 de octubre de 2018, D-Rose hizo feliz a todos los fanáticos de la NBA con sus 50 puntos y la tapa ganadora para Minnesota.

Derrick Rose Minnesota
Derrick Rose terminó ese partido con un 61.3% de efectividad en tiros de campo y un 57.1% en triples (FOTOGRAFÍA: USA Today Sports).

Fue una noche de festejo. Los compañeros corrieron a abrazarlo después del partido y le dieron la pelota del encuentro. Las grandes figuras de la NBA inundaron las redes sociales con mensajes de apoyo y celebración, en honor al Jugador Más Valioso más joven de la historia. Y por su parte, Derrick Rose dejó caer las lágrimas tras una histórica actuación con la camiseta de Minnesota Timberwolves.

El base fue seleccionado en el primer puesto del Draft de 2008 por Chicago Bulls. Hasta 2012, el guardia se mostró como uno de los jugadores con mayor proyección de cara a los años siguientes. El premio al MVP de la temporada 2010-11 no fue casualidad, ya que el joven referente del conjunto de Illinois estaba liderando a una franquicia grande con sus 21 años.

Pero las lesiones se transformaron obstáculos muy difíciles de superar. En el primer juego de los Playoffs contra Philadelphia 76ers, el 28 de abril de 2012, Derrick Rose sufrió un desgarro en el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, en el momento que atacaba hacia el aro.

El oriundo de Chicago tuvo que esperar casi dos años para poder regresar a la acción. De hecho, se perdió el desenlace de la postemporada 2012 y toda la campaña 2012-13. Su retorno fue para la 2013-14, pero una fractura de meniscos de la rodilla derecha le impidió jugar ese torneo de manera completa.

A partir de ahí, D-Rose comenzó a atravesar un largo período de constantes lesiones. Y eso provocó su salida dej los Bulls en 2016, por medio de un intercambio con New York Knicks. El número uno del Draft 2008 intentó empezar de vuelta en el conjunto de la Gran Manzana, pero los inconvenientes físicos complicaron mucho su continuidad. Además, se ausentó a un partido de la fase regular 2016-17, sin darle explicaciones al equipo. Luego, aclaró que había tenido un problema familiar.

Todo eso produjo otro cambio de equipo. En la 2017-18, arrancó su camino en los Cleveland Cavaliers de LeBron James. No obstante, la poca participación le llevó a tomarse un tiempo para analizar su futuro como jugador. Un tiempo después, fue traspasado a Utah Jazz y cortado por el conjunto de Salt Lake City.

Ahí, el entrenador Tom Thibodeau, quien lo había dirigido en Chicago Bulls desde 2008 hasta 2015, lo llamó para que se sumara a Minnesota Timberwolves por el resto de esa campaña. Derrick Rose aceptó la propuesta y jugó unos minutos de los últimos compromisos de la 2017-18. Como había dejado buenas sensaciones, la franquicia de Minneapolis decidió renovarle el contrato por un año más.

EL RENACIMIENTO

Para la 2018-19, los Wolves padecieron los conflictos internos. Jimmy Butler, una de sus estrellas, pidió el traspaso después de que la dirigencia le hiciera una extensión millonaria a los dos jugadores jóvenes del equipo. Ellos eran Andrew Wiggins y Karl-Anthony Towns. Butler arrancó el certamen junto con el elenco de Tom Thibodeau, pero esperando una salida en el corto plazo.

En el medio de ese caos, Derrick Rose tuvo la oportunidad de integrar el quinteto inicial por primera vez en la competición. Esto ocurrió en el partido del 31 de octubre de 2018 contra Utah Jazz, en condición de local. Y el base no desaprovechó la gran oportunidad.

Con un 61.3% de efectividad en tiros de campo y un 57.1% en triples, el oriundo de Chicago llegó a los 50 puntos para guiar a Minnesota hacia el triunfo por 128 a 125. Esta fue la mejor marca personal de su carrera, debido a que alcanzó una marca que hasta en sus mejores épocas en los Bulls no había podido conseguir. Y a su vez, repartió seis asistencias y bloqueó el tiro que evitó el empate de Utah. De esta manera, el MVP más joven de la historia desató la locura en el Target Center.

En el medio de la ovación ensordecedora del público de los Timberwolves, y la celebración con sus compañeros, D-Rose dio una entrevista con la transmisión oficial de la franquicia. Y sus palabras resonaron en todo el estadio, incrementando así la euforia de los aficionados. “Significó mucho. Me rompí el culo trabajando todos los días. Y no lo hubiera podido hacer sin la franquicia, la organización y la gente”, expresó con la cara empapada de lágrimas.

Asismismo, su entrenador Tom Thibodeau se mostró alegre por el rendimiento del base, a quien dirigió en Chicago, Minnesota y unos años después en New York. “Tiene coraje, humildad y carácter. Pasó por muchísima adversidad. Es quizás uno de los jugadores con la mentalidad más dura que he conocido”, manifestó el coach.

También, los rivales hablaron sobre Derrick Rose con respeto. “Creó un montón de jugadas y convirtió muchos lanzamientos difíciles”, comentó Quin Snyder, el DT de Utah en ese momento. A su vez, el centro francés, Rudy Gobert, dijo: “Estaba sintiéndose genial y cuando empezás a estar así y a conseguir energía adicional, conseguís adrenalina extra y realizás jugadas excepcionales. Y eso fue lo que hizo durante todo el juego”.

EL IMPACTO EN LAS REDES SOCIALES

Muchos jugadores de la NBA salieron a expresar la felicidad en Twitter, a causa de los 50 puntos de Derrick Rose. Y no solo compañeros, sino también las grandes figuras de la liga. “¡Esto es maravilloso! No puedo imaginar los días, semanas, meses y años por los que pasó. ¡50 puntos! Mucho respeto, hermano”, expresó Stephen Curry.

También, LeBron James escribió: “¡Estoy extremadamente feliz y orgulloso de vos! Vi en primera persona cuánto tiempo trabajaste y le dedicaste a tu cuerpo, mente, entre otros. La perserverancia es complicada y esto es la definición perfecta absoluta de esa palabra. ¡Saludos, hermano!”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 👑 (@kingjames)

Por su parte, Dwyane Wade manifestó: “Cada fanático del básquet en el mundo debería sentirse bien por Derrick Rose. Ese partido fue el ejemplo de que nunca hay que rendirse, cuando otros creen en vos. Grandes cosas pueden suceder. ¡Estoy sonriendo como si hubiese metido yo los 50 puntos! ¡Felicitaciones a un muy buen hombre!”.

Y el legendario jugador de Chicago Bulls, Scottie Pippen, comentó: “Increíble. Pasó por muchas cosas. Estoy muy feliz de verlo brillar otra vez”.

Por último, los compañeros de Minnesota le tiraron a Derrick Rose todas las botellas de agua que estaban en el vestuario. Y valía la pena, porque el 31 de octubre de 2018 fue el día en que el MVP de la temporada 2010-11 resurgió de las cenizas. Con su talento, perseverancia y sacrificio, el base volvió a estar en los primeros planos de la mejor liga del mundo y sacó muchas sonrisas alrededor del planeta tierra.

Compartir