Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

10/01/1986

La noche que Kareem Abdul-Jabbar superó los 34000 puntos

Kareem anota 31 tantos ante los Pacers y se vuelve el primer jugador en superar la barrera de los 34000 puntos en la NBA. Sólo dos pudieron sumarse.

Kareem Abdul-Jabaar, el primero en llegar a los 34000 puntos en la NBA.
Abdul-Jabbar resistió al paso del tiempo para llegar a los 34000 puntos (FOTOGRAFIA gentileza NBA).

Kareem Abdul-Jabbar tuvo una de las mejores trayectorias de la NBA, rápidamente mencionada como Top 3 entre los pivotes de la liga. Dominante como casi ninguno y creador del mítico skyhook, se volvió una referencia a seguir para todos. Lo más llamativo de su carrera es que se la recuerda mayormente por su trabajo defensivo. 11 presencias en los quintetos ideales defensivos en 16 años. Tendría lógica si no fuese que fue el máximo anotador de la historia de la liga. Más precisamente desde el 5 de abril de 1984, cuando superó los 31419 puntos de Wilt Chamberlain.

 

Sin embargo, la mítica carrera de Abdul-Jabbar estuvo lejos de terminar ahí. El 10 de enero de 1986, con 38 años, fue el primer jugador de la historia en superar la línea de los 34000 puntos. Toda una rareza si comprendemos el escenario de la época. Por aquel entonces no había muchos profesionales capaces de seguir marcando el rumbo de la NBA después de los 35 años de edad.

SÓLO UN NÚMERO

La temporada 1984-85 de Abdul-Jabbar fue extraordinaria. El jugador ingresó con 37 años y luego cumplió 38 en el ocaso de la fase regular. Rindió a un nivel que nadie esperaba. Aprovechó al máximo el estilo descentralizado y colectivo del showtime de los Lakers. El pivote hizo gala de cómo aprovechar su físico en la pintura. 22,0 puntos por encuentro, récord para jugadores con esa edad. La marca de Johnny Green (17,1) de 1970-71 había quedado en el pasado. Una escandalosa separación de Elvin Hayes, que con 12,9 tantos tenía la tercera mejor producción por ese entonces. Sólo LeBron James y Karl Malone, los otros dos máximos anotadores de la historia, pudieron superar su promedio.

Como si fuese poco, hizo méritos para estar en la discusión para el MVP. Los 22,0 puntos le permitieron estar entre los 20 jugadores con mayor goleo por noche. Además, 10° en tapas por encuentro (2,1) y 20° en rebotes defensivos (465). Terminó cuarto en la lucha por el premio al mejor del año, que terminó en manos de Larry Bird. Sumó 206 puntos en la votación, superando a Terry Cummings y Michael Jordan, que habían recibido algunas de las 78 selecciones al primer puesto. ¿Su premio consuelo? Papel protagónico en su tercer título en la liga; con revancha ante los Celtics en las finales. El MVP de las finales más longevo con 38 años y 54 días.

 

¿Y después? Abdul-Jabbar no logró mantener el nivel, lo mejoró. La 1985-86 fue una de las mejores de su carrera: 23,4 puntos; 6,1 rebotes; 1,6 tapas; 0,8 robos en 33,3 minutos. Pulverizó el récord de goleo de la edad, un 9,8 que tenía Johnny Green desde la 71-72. A pesar de semejante muestra de nivel, quedó quinto en la lucha del MVP. El mismo volvió a finalizar en manos de Larry Bird.

LA NOCHE DE LOS 34000 PUNTOS

Su estupendo nivel le permitió hacer historia aquella noche de 10 de enero de 1986. El equipo recibió a un flojo Indiana Pacers y se esperaba el dominio total que terminó sucediendo en el Forum. Un 124-102 incuestionable para sumar su 29° triunfo en 34 presentaciones.

Abdul-Jabbar se volvió el primer jugador de la historia en alcanzar los 34000 puntos con 31 tantos. 24 de ellos llegaron por un 12/21 en lanzamientos de dos puntos. Los restantes gracias a un 7/8 desde la línea de tiros libres. Fue el jugador más longevo en la cancha, y también el máximo anotador. Ni cerca estuvo Steve Stipanovich (18), el segundo con mayor registro. Magic Johnson, su formidable compañero, entendió lo que podía lograr y asumió el rol de asistidor. 12 tantos, 11 pases-gol, nueve rebotes y cuatro robos en una de sus mejores performances de fase regular.

Al cabo de casi 40 años, tan sólo Abdul-Jabbar, James y Malone son los únicos en superar la barrera de los 34000 puntos. Además, el ‘viejito’ se las ingenió para seguir jugando hasta los 41 y cerrar su carrera con un total de 38387 unidades. Solo el ‘Rey’ pudo acercarse a semejante demostración de fuego ofensivo; con el detalle no menor de hacerlo en un básquetbol totalmente diferente por el goleo exterior.

La carrera de Kareem tuvo de todo, pero debe ser recordada por ser un jugador que supo resistir al paso del tiempo. Un veterano dominante en una era con menores herramientas para el cuidado del cuerpo. Un todoterreno que nunca, pero nunca, debe estar fuera de la élite de los mejores de la historia.

Compartir