Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Perfiles NBA: Karl Malone, el Cartero más intimidante

The Mailman se metió en la historia grande por su capacidad para dominar el juego en la pintura durante los 19 años de carrera (18 en Utah Jazz).

Karl Malone Utah

La competencia tuvo a lo largo de su historia jugadores que se destacaban por su fortaleza y agresividad en la pintura. Eran capaces de humillar a su marca con sus movimientos debajo del aro. Algunos casos fueron Shaquille O’Neal, Hakeem Olajuwon, Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, entre otros.

Con sus habilidades, se transformó en un ícono de Utah Jazz, una franquicia de mercado chico que buscaba un equipo del cual recordar para siempre. Junto con John Stockton, obtuvieron logros que ayudaron a que los de Salt Lake City encontraran la longevidad en la liga, aunque no hayan podido salir campeón.

Karl Anthony Malone nació el 24 de julio de 1963 en Summerfield, Luisiana. Vivió con su madre toda la infancia en una granja, donde colaboraba para garantizar la permanencia en el terreno. Nunca estuvo con su padre porque vivió con la familia de otra mujer hasta cuando el ala-pivote tenía tres años. Fue en esa época que su papá falleció por suicidio.

Su arranque en el básquet le daría éxitos de manera inmediata. Empezó en Summerfield High School, donde coquistó tres títulos consecutivos de Louisiana Class C entre 1979 y 1981. Desde 1982 a 1985, se desempeñó en Luisiana Tech University. En la campaña 1984-85, ayudó con un récord de 29 victorias y tres derrotas a dicha universidad a jugar el Torneo de la NCAA por primera vez en su historia.

Karl Malone Louisiana Tech
Karl Malone demostrando su potencial en la Universidad de Luisiana Tech (FOTOGRAFÍA: Gentileza Pinterest).

Esto le dio la reputación necesaria para ser considerado entre una de las promesas de la camada del Draft 1985. Utah Jazz aprovechó que 12 franquicias lo dejaron pasar y terminó haciéndose con sus servicios en el puesto 13. De esta manera, pudo formar la dupla deseada mediante dicho evento. Es que un año antes había seleccionado a John Stockton. Y a partir de ahí, se edificó uno de los tándems más recordados de todos los tiempos.

UN HORIZONTE MÁS PROMETEDOR

El Jazz emprendió su trayecto en 1974 en New Orleans. Luego de cinco años, se mudó a la ciudad de Utah para iniciar una etapa distinta desde la 1979-80. Sin embargo, quedó pendiente hasta 1984 el objetivo de consguir un boleto en los Playoffs.

A partir de la llegada de Malone, el conjunto de Salt Lake City no contaba con dos jugadores importantes que contribuyeron con las apariciones seguidas a la postemporada en 1984 y 1985 (Rickey Green y Darrell Griffith). De todos modos, Adrian Dantley continuó un torneo más en el plantel y ya se había acomodado el joven John Stockton.

Entonces, Utah tuvo los recursos necesarios para conservar las presencias en Playoffs en 1986. Y la actuacíon de The Mailman fue clave, ya que promedió 14,9 puntos, 8,9 rebotes, 2,9 asistencias y 1,3 recuperos por juego. También, se ganó un lugar dentro del Mejor Quinteto de Novatos de la temporada.

La franquicia traspasó a Adrian Dantley en la previa al segundo certamen de Karl Malone. Así, se convirtió en uno de los principales referentes del equipo, junto con John Stockton. El ala-pivote respondió al desafío firmando una media de 21,7 unidades, 10,7 tableros, 1,9 pases gol y 1,3 recuperos por compromiso. Y Utah volvió a estar en la postemporada de 1987.

En la 1987-88, King Karl participó por primera vez del Juego de las Estrellas y comenzó una racha de 11 apariciones al hilo en dicho evento. Con un registro de 27,7 tantos y 12,4 rebotes, lideró al elenco hacia la marca de fase regular en su historia con 47 ganados y 35 perdidos. Pero el mismo Malone actualizaría ese récord en las temporadas siguientes.

Antes de iniciar la 1988-89, el oriundo de Luisiana extendió su contrato por una suma de 18 millones de dólares en diez campañas. Al poco tiempo, la decisión tomada sobre su continuidad fue correcta, pero su renovación resultó siendo barata. El interno estuvo includo por primera vez en el Mejor Quinteto de la liga, además de haber recibido el trofeo al MVP del All Star Game. Encima, el Jazz concluyó la etapa regular con un registro aún mejor que la anterior: 51 triunfos y 31 caídas.

Utah cayó en la primera ronda de los Playoffs de 1989 ante Golden State Warriors. No obstante, en ese certamen siguió consolidando una base de cara a un futuro con mejores resultados. En la mitad de la competición, Frank Layden dejó su cargo como entenador para que lo ocupe un coach que se convertiría en leyenda, Jerry Sloan.

LA LUCHA POR LOS PRIMEROS LUGARES

En la 1989-90, Karl Malone culminó con el mejor registro de puntos en una fase regular. Además de 11,1 rebotes, encestó 31 puntos y terminó como el segundo máximo anotador, solamente por debajo de Michael Jordan. Su equipo incrementó los triunfos a 55 de 82 posibles, pero perdió en la primera ronda con Phoenix Suns.

La suerte en la postemporada fue cambiando de a poco. El Jazz se tomó revancha ante el mismo rival que lo eliminó el año anterior. Con tres victorias en cuatro juegos, derrotó a Phoenix en la primera ronda de los Playoffs de 1991. De todos modos, Portland Trail Blazers se impuso en la serie de las Semifinales del Oeste.

En la 1991-92, The Mailman dio un paso más hacia la historia grande de Utah. Es que firmó una media de 29 unidades, 52% de efectividad en tiros de campo y 11,9 tableros en la postemporada. Así, guió a los de Jerry Sloan hacia la primera clasificación a las Finales de Conferencia en la historia de la franquicia. En el camino vencieron a Los Ángeles Clippers por 3 a 2 y a Seattle Supersonics por 4 a 1. No obstante, Portland los volvió a eliminar por 4-2.

Un nuevo hito fortaleció el prestigio de la dupla que hacía con John Stockton. Ambos recibieron el premio al MVP del Juego de las Estrellas en 1993, un hecho sin precedentes en la NBA. El ala-pivote completó un doble-doble con 28 tantos y diez rebotes, mientras que John Stockton repartió quince asistencias.

Utah regresó a las Finales del Oeste en 1994, tras superar a San Antonio Spurs por 3 a 1 y a Denver Nuggets por 4 a 3. Pero los Houston Rockets volvieron a frustrar las ilusiones de los de Salt Lake City, cosechando el título de la región después de imponerse por 4 a 1. Luego, el conjunto texano se consagró campeón venciendo en las Finales a New York Knicks.

Para aquel año ya se había unido al plantel un jugador importante en la evolución del equipo. Jeff Hornacek ayudó al Jazz a lograr la segunda aparición en las Finales del Oeste. Y también, acompañó a la consolidación del grupo de cara a 1996. Esa campaña, el elenco de Jerry Sloan volvió a conseguir la tercera clasificación a dicha instancia.  No obstante, luego de superar a Portland por 3-2 y a San Antonio por 4-2, Seattle Supersonics le clavó la espina en el séptimo enfrentaminto.

EL TRONO EN LA CONFERENCIA

Karl Malone volvió a extender su contrato con Utah, en la previa a la campaña 1996-97. Y la renovación se justificó con la primera obtención del premio al Jugador Más Valioso del torneo. Con 33 años, promedió 27,4 puntos, 9,9 tableros, 4,5 pases gol y 1,4 robos en 36,6 minutos por encuentro.

Su actuación incidió en los resultados colectivos del Jazz. Primero, terminaron de establecer el mejor récord de fase regular en la historia de la franquicia con 64 ganados. A su vez, empezó la postemporada 1997 derrotando a los dos equipos de Los Ángeles, Clippers y Lakers. Y en las Finales de la región, se vengó de Houston Rockets después de haber perdido los dos enfrentamentos anteriores. Con un 4-2, King Karl levantó su primer campeonato de Conferencia.

De todos modos, Chicago Bulls se adjudicó el trofeo Larry O’Brien de la mano de Michael Jordan. De hecho, el número 23 del conjunto de Illinois se destacó en el memorable quinto duelo que afrontó con una infección estomacal. En el enfrentamiento siguiente, Steve Kerr metió el triple que selló la consagración de los de Phil Jackson.

El conjunto de Salt Lake City arrancó la 1997-98 sin John Stockton, ya que se estaba recuperando de una operación en una de las rodillas. No obstante, The Mailman continuó en un nivel superlativo y registró 27 unidades, 10,3 tableros, 3,9 pases gol y 1,2 recuperos en 37,4 minutos por encuentro. Además, el 1 de febrero de 1998, pasó a Oscar Robertson y se convirtió en el sexto máximo anotador de todos los tiempos. Llegó a los 26.724 tantos de su carrera en el duelo con Golden State Warriors, superando los 26.710 de Robertson.

Utah llegó a los 62 triunfos en la fase regular y en los Playoffs derrotó a Houston, San Antonio y a los jóvenes Lakers de Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. Así, consiguió por segunda vez al hilo el título de la región. Pero el rival de las Finales volvió a ser Chicago. Malone evitó que los Bulls se consagraran en el United Center en el quinto partido, encestando 39 tantos. No obstante, Michael Jordan selló la historia en el sexto encuentro, en la casa del Jazz, quitándole el balón en la última jugada a Karl y convirtiendo el doble que selló el campeonato de los de Illinois.

LA ÚLTIMA ETAPA

Karl Malone siguió cinco temporadas más en el Jazz. La campaña 1998-99 no tuvo All Star Game, debido al lockout. Sin embargo, en 49 partidos disputados, el ala-pivote terminó con una media de 23,8 puntos, 9,4 rebotes, 4,1 asistencias y 1,3 robos en 37,4 minutos. Esto le permitió recibir el segundo trofeo al Jugador Más Valioso. Fue el noveno de todos los tiempos en cosechar dos veces el mismo premio.

Tenía 35 años en ese momento. Y pasaron los años, pero no pasó su nivel sobresaliente. Su registro en los siguientes torneos fue de 25,5 tantos en la 1999-00, 23,2 en la 2000-01, 22,4 en la 2001-02 y 20,6 en la 2002-03. No obstante, Utah no ha podido lograr un pasaje mayor que las Semifinales de Conferencia en esos años. El retiro de John Stockton y las partidas de varios jugadores del plantel que llegó a las dos Finales impidieron que la franquicia aprovechara el excelente rendimiento del interno.

Por eso, el Cartero firmó contrato con Los Ángeles Lakers para la 2003-04. El objetivo principal era lograr el anillo que tanto anhelaba. Aceptó tener un rol un poco más reducido, teniendo en cuenta que los referentes del equipo eran Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. Malone jugó las primeras Finales de su carrera, porque dejaron en el camino a Houston, San Antonio y Minnesota Timberwolves. De todos modos, Detroit Pistons le frustró la oportunidad imponiéndose por 4 a 1 en la serie definitiva.

King Karl recibió ofertas para la 2004-05, por parte de los Spurs y los Knicks. Pero tomó una decisión que la comunicó en una conferencia de prensa, llevada a cabo en el Delta Center (nombre en aquel momento del estadio de Utah). “A pesar de que estuve fuera por un año, crecí como un jugador del Jazz. Si soy afortunado de entrar al Salón de la Fama, lo haré como un hombre del Jazz”, afirmó a la hora de anunciar su retiro. El deseo se cumplió, ya que en 2010 fue elegido para ingresar al Salón de la Fama.

INTEGRANDO EL CUERPO TÉCNICO

Entre 2007 y 2011, Karl Malone aceptó un cargo como entrenador asistente de Luisiana Tech University, mismo lugar donde se desempeñó antes de aterrizar en la NBA. También, ejerció la profesón de Director de Básquet de la universidad. Luego, regresó a Utah Jazz en 2013 con el fin de asumir un rol de coach de internos.

TIENE SU LUGAR

En el inicio de la temporada 2021-22, la NBA anunció a los mejores 75 jugadores de todos los tiempos como motivo del aniversario 75 de la creación de la liga. Karl Malone integró esa lista por el magistral nivel de juego que demostró en 19 temporadas, de las cuales 18 fueron con una sola franquicia. Además, está considerado como uno de los mejores ala-pivotes de todos los tiempos.

Durante su carrera, logró dos premios al Jugador Más Valioso (1997 y 1999), 14 participaciones en el All Star Game (1988 a 1998 y 2000 a 2002, MVP en 1989 y 1993), once inclusiones en el Mejor Quinteto (1989 a 1999) y tres veces integrante del Mejor Quinteto Defensivo (1997 a 1999).

 

 

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

Los hermanos Gasol y las franquicias donde jugó rindieron tributo en sus redes sociales al base español que anunció su retiro de la NBA.
El base español no continuará en la franquicia NBA y posiblemente deje la liga estadounidense para continuar su camino profesional en su tierra natal.
En el amanecer de 2024, elegimos los cinco genios más destacados rumbo al premio de mejor jugador de la temporada.