Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Perfiles NBA: Paul Arizin, el primer gran anotador

Pitchin' Paul estuvo entre la primera camada de leyendas que le dieron prestigio a la NBA. Fue un ícono en su ciudad natal, Philadelphia.

Paul Arizin Philadelphia
Paul Arizin fue una de las primeras leyendas que nacieron en la NBA (FOTOGRAFÍA: Gentileza Getty Images)

La mejor liga del mundo contó estrellas que le dieron atracción y entretenimiento a la competencia en los primeros años. No fue fácil lograr la longevidad y la popularización que tuvo el torneo hasta la actualidad. Pero Paul Arizin se encargó de que incrementara notablemente la cantidad de seguidores del deporte.

El alero captó la atención de los espectadores con su capacidad para anotar lanzamientos y a una velocidad llamativa para la época. Y esto sucedió en la década de 1950, cuando el ritmo de juego era completamente diferente al de ahora.

Paul Joseph Arizin nació el 9 de abril de 1928 en Philadelphia, Pensilvania. Su padre era francés y su madre, irlandesa. Realizó sus estudios secundarios en La Salle High School, pero fue cortado en segundo año porque el entrenador no lo tenía en cuenta. Por ende, continuó su desarrollo como jugador en ligas independientes, tanto las organizadas por la ciudad como por las que creaban las iglesias. “Lo hice porque me encantaba jugar”, explicó.

A partir de ahí, pulió el tiro hasta el más mínimo detalle. “Ocurrió por accidente. Algunos de los partidos se realizaban en pistas de baile. Eran bastante resbaladizas. Cuando trataba de enganchar, mis pies salían de debajo de mí, así que salté. Siempre fui un buen saltador. Mis pies no estaban en el suelo, así que no tenía que preocuparme por resbalar. Cuanto más lo hacía, mejor me volvía. Antes de darme cuenta, prácticamente todos mis tiros eran tiros en suspensión”, contó Pitchin’ Paul.

Después, se inscribió en la Universidad de Villanova para estudiar química. Al principio, se mantuvo en forma mientras competía en diferentes certámenes. Pero la historia cambió en su segundo año, como producto de su constante esfuerzo y trabajo para mejorar su nivel de juego.

La suerte le sonrió cuando el entrenador fue a ver uno de esos encuentros y contempló el rendimiento de Arizin. Desde ese momento, su destino era construir el puente a la NBA. Estuvo en Villanova desde 1947 hasta 1950, y en el último año tuvo un desempeño histórico. Es que promedió 25,3 puntos por partido en la 1949-50, lo que le convirtió en el máximo anotador de la campaña y el segundo máximo de todos los tiempos.

Paul Arizin Villanova
Paul Arizin pasó de no ser tenido en cuenta en Villanova, a ser el pilar ofensivo del equipo (FOTOGRAFÍA: Gentileza College Basketball Experience)

LA CONVERSIÓN A FIGURA DE LA NBA

En esa época, estaba permitido ejercer el derecho de selección territorial en el Draft, lo cual significaba que los equipos podían elegir a los jugadores para que representaran al equipo de su ciudad natal. Philadelphia Warriors ejerció ese derecho al hacerse con los servicios de Paul Arizin en el Draft de 1950.

Anteriormente, la franquicia había pasado de adjudicarse el primer campeonato de la historia del torneo a quedarse sin Playoffs debido a un récord de 26-42. Con la llegada del alero, el elenco aumentó la marca a 40-26 en la campaña 1950-51. El formado en la Universidad de Villanova hizo notar su impacto, al promediar 17,2 puntos, 9,8 rebotes y 2,1 asistencias por aparición. Así, recibió el premio al Mejor Novato del Año y tuvo su primera participación de las diez consecutivas en el Juego de las Estrellas.

En la 1951-52, finalizó por primera vez como el máximo anotador de la temporada (25,4 tantos por compromiso) y con el mejor porcentaje de tiros de campo (44.8%). A su vez, fue elegido como el MVP de su segundo All Star Game. Y recién estaba en el segundo certamen de su carrera profesional. No obstante, Philadelphia no pudo llegar más lejos que las Semifinales de la División Este en sus primeros dos torneos en la liga. Syracuse Nationals le arrebató las ilusiones en ambas ocasiones.

El trayecto de Pitchin’ Paul se vio interrumpido desde 1952 hasta 1954. La Marina de Estados Unidos le obligó a aportar sus servicios en la Guerra de Corea. En ese tiempo, los Warriors atravesaron una difícil transición, ya que realizaron marcas de 12-57 en la 1952-53 y de 29-43 en la 1953-54. Y como si esto fuera poco, se retiró uno de sus referentes, Joe Fulks.

Arizin regresó para la 1954-55, y demostró que su magia estaba intacta. Su registro fue de 21 unidades, 9,4 tableros y 2,9 pases gol por duelo. Además, volvió a ser convocado para el Juego de las Estrellas. Sin embargo, a los de Pensilvania les llevó tiempo reconstruirse porque concluyeron la fase regular con un récord de 33-39.

AGIGANTANDO LA LEYENDA

Paul Arizin ya había tomado ritmo después de un largo tiempo de ausencia. Neil Johnston, Joe Graboski y Jack George evolucionaron rotundamente dentro del plantel. Y también, Tom Gola fue seleccionado en el Draft para darle más profunidad al equipo. Philadelphia Warriors estaba preparado para volver a ser protagonista.

El conjunto de Pensilvania cosechó el primer puesto de la División Este con 45 partidos ganados y 27 perdidos. Y en la postemporada, se desquitó con Syracuse Nationals con un 3-2 luchado en la serie para quedase con el título de la región. Luego, se impuso ante Fort Wayne Pistons por 4 a 1 para que Pitchin’ Paul levantara el trofeo Larry O’Brien.

En la temporada siguiente, el formado en la Universidad de Villanova volvió a ser el máximo anotador de la competencia con una media de 25,6 tantos. De todos modos, se sintió la ausencia de Tom Gola al terminar con 37 triunfos y 35 derrotas. Encima, Syracuse barrió la serie por 4 a 0 para volver a eliminarlos en la primera ronda.

Durante la 1957-58, Paul Arizin se transformó en el jugador que llegó más rápido a los 10 mil puntos en la carrera. Luego, Philadelphia se tomó revancha ante Syracuse en la primera ronda de los Playoffs. Pero Boston Celtics les puso un palo en la rueda con un 4-1 en las Finales de la División Este.

El alero, referente de los Warriors, cosechó el mejor promedio en una fase regular durante la 1958-59, con 26,4 puntos por juego. Sin embargo, el flojo registro de 32-40 impidió que el equipo clasificara a la postemporada. Por otro lado, lo negativo se transformó en positivo.

Dicha marca llevó a que la franquicia seleccionara en el Draft de 1959 a Wilt Chamberlain. El pivote se unió con el alero veterano para realizar maravillas desde 1959 hasta 1961. No obstante, Boston Celtics reflejó su potencial en cada cruce de Playoffs para evitar que esa etapa tuviera una conquista mayor.

La última campaña como jugador de NBA para Paul Arizin fue en la 1961-62. En aquella temporada, los Warriors jugaron por última vez en Philadelphia, antes de mudarse a San Francisco. Y para despedirse a lo grande, el oriundo de Pensilvania estableció la mejor marca de la historia de un jugador antes del retiro, con 21,9 tantos por aparición.

EL DESENLACE

Paul Arizin probó su suerte en Camden Bullets, un equipo de la Eastern Professional Basketball League. Entre 1962 hasta 1965, dejó en claro que no había perdido su talento. Es que fue mantuvo el promedio de 20 unidades por encuentro, en cada una de las tres campañas. Asimismo, fue MVP de la liga en 1963 y conquistó el título en 1964.

13 años después, reaparició en público para vivienciar el tan soñado ingreso al Salón de la Fama en 1978. Y el 12 de diciembre de 2006, falleció a los 78 en Springfield, Pensilvania. Pero su legado en la franquicia de su ciudad natal no se olvidará jamás.

SE GANÓ UN LUGAR

Antes de iniciar la temporada 2021-22, la NBA anunció a los mejores 75 jugadores de todos los tiempos. Esta movida surgió en el marco de los 75 años de la creación de la mejor liga del mundo. Y Paul Arizin fue seleccionado para integrar esa prestigiosa lista.

La organización estadounidense no se olvida de sus primeras figuras. Pitchin’ Paul fue uno de los primeros en meterse en el Olimpo de la mejor liga del mundo. Para eso, salió campeón en 1956, tuvo diez apariciones en el Juego de las Estrellas (1951, 1952, 1955 a 1962, MVP en el All Star Game de 1952), tres inclusiones en el Mejor Quinteto (1952, 1956 y 1957), terminó siendo dos veces el máximo anotador (1952 y 1957) y fue el Mejor Novato de la temporada en 1951.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

No recibió becas universitarias, ni fue protagonista en su primer año en la NBA. Campeón de la G-League y la gran razón de la igualdad menos prevista.
El oriundo de Brooklyn, New York, decidió colgar las zapatillas, luego de 19 temporadas en la NBA. El alero merece su lugar en el Salón de la Fama.
Los Lakers optaron por retirar la camiseta de Magic Johnson tres meses después de la impactante noticia de contraer el HIV.
El histórico de los Spurs bajó el telón a su carrera tras 19 años de trayectoria. Disputó 1643 encuentros entre fase regular y Playoffs.