Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Perfiles NBA: Julius Erving, un especialista en el show basquetbolístico

The Doctor fue uno de los jugadores más emblemáticos de las décadas de 1970 y 1980, que supo brillar en la NBA y en la ABA.

Julius Erving salió campeón con Philadelphia 76ers en 1983 (FOTOGRAFÍA: gentileza Bettmann Archive).

¿Alguien llamó al Doctor? Julius Erving estaba ahí para atender y garantizar el buen estado de ánimo de los espectadores con su talento descomunal. Así como un doctor atiende a un paciente para garantizar el buen estado físico y/o de salud.

Los movimientos de Dr.J marcaron un antes y después en la historia de la mejor liga del mundo. Sus legendarias actuaciones en la ABA indicaron que su paso a la NBA no solo sería muy cómodo, sino que también lo transformaría en uno de los dominadores de la competencia.

Julius Winfield Erving II nació el 22 de febrero en 1950 en Roosevelt, New York. Empezó su camino en el deporte en Roosevelt High School, donde recibió el apodo de “Doctor”. El origen surgió de parte de un compañero de equipo, ya que Julius le llamaba “profesor” al bautizador.

Su impresionante salto como jugador lo dio en la Universidad de Massachusetts, a partir de 1968. Ahí tuvo un promedio en dos temporadas de 26,3 puntos y 20,2 rebotes por partido. Así, se transformó en uno de los seis jugadores de todos los tiempos en superar la marca de los 20 y 20 a nivel universitario.

En 1971, tomó la decisión de comenzar su etapa en el profesionalismo. Al mismo tiempo, la ABA instauró una regla que permitió el ingreso de los jugadores con menos de cuatro años de experiencia en la universidad. Por eso, Erving firmó un contrato de cuatro temporadas con Virginia Squires.

Desde sus inicios, el alero de 2m01 perdió la timidez a realizar jugadas memorables. “Me metí entre Artis Gilmore y Dan Issel (jugarores de Kentucky Colonels) y esperé hasta que cayeran. Luego, se las volqué tan duro que me caí de espalda”, contó una vez. De hecho, Artis Gilmore terminó siendo el Mejor Novato de aquel torneo.

Con un promedio de 27,3 tantos por encuentro, estuvo incluido dentro del Mejor Quinteto de Novatos e integró el Segundo Mejor Quinteto del certamen. A su vez, guió a Virginia hacia un récord de 45 juegos ganados y 39 perdidos. En la postemporada, registró 33,3 por compromiso para barrer en la primera ronda a Miami Floridans por 4 a 0, pero cayó en la siguiente instancia ante New York Nets por 4 a 3.

En 1972, Milwaukee Bucks lo seleccionó en el puesto 12 del Draft. Podría haber formado un Big Three en aquel momento con Oscar Robertson y Kareem Abdul-Jabbar. Sin embargo, continuó su carrera en ABA porque los Squires presentaron un reclamo ante la corte suprema. Pero la 1972-73 fue su última temporada en este elenco. En la cual se convirtió en el máximo anotador de la competición con una media de 31,9 puntos, además de integrar el Mejor Quinteto por primera vez de las cuatro consecutivas.

BRILLANDO EN EL GRAN MERCADO

Julius Erving fue traspasado a New York Nets para la 1973-74, campaña en la que estuvo preparado para consolidarse como figura. “Realmente no se trató de algo que aceptara hasta que fui profesonal. No creía que fuera posible que fuera el jugador más talentoso del mundo. Pero después de convertirme en profesional, luego de mi segundo año en Virginia, creí que había una posibilidad de que pudiera ofrecer algo único”, explicó.

Dr. J deslumbró ni bien aterrizó en la Gran Manzana. Es que lideró al equipo hacia una marca de 55 triunfos y 29 derrotas. Asimismo, volvió a obtener el scoring champ con un registro de 27,4 puntos, lo que le permitió también recibir el primero de los tres premios seguidos al MVP. Y para sumar a todo esto, para integrar por segunda vez en fila el Mejor Quinteto del torneo.

Para coronar, ayudó al conjunto neoyorquino a alcanzar la gloria. En la primera ronda superaron a Virginia Squires por 4 a 1 y en las Finales de la División barrieron a Kentucky Colonels por 4 a 0. Después, un triunfo contundente en las Finales sobre Utah Stars por 4 a 1 generó que New York Nets se consagrara campeón de ABA.

Julius Erving New York Nets
Julius Erving le dio una alegría al equipo de su ciudad Natal en la temporada 1975-76 de ABA (FOTOGRAFÍA: gentileza Usa Today Sports).

The Doctor volvió a ser el Jugador Más Valioso e integrante del Mejor Quinteto en la 1974-75 y la 1975-76. En esta última, consiguió por tercera ocsaión el scoring champ con una media de 29,3 tantos por aparición. Y después, cosechó el segundo título con los de la Gran Manzana venciendo a San Antonio Spurs por 4 a 3 y a Denver Nuggets por 4 a 2.

Para la 1976-77, la ABA se fusionó con la NBA y quedó una liga sola como el punto de encuentro entre los mejores jugadores. New York Nets intentó vender su contrato a los Knicks, pero estos últimos rechazaron la negociación. Finalmente, Philadelphia 76ers aceptó pagar tres millones de dólares para hacerse con los servicios de una de las grandes estrellas de la década.

El promedio de Erving con los de Pensilvania fue de 21,6 puntos, 8,5 rebotes, 3,7 asistencias y 1,9 robos en 35,9 minutos. Además, fue elegido como el MVP del Juego de las Estrellas de 1977, después de destacarse con 30 unidades, 12 tableros y cuatro recuperos.

En cuanto a lo colectivo, los Sixers consiguieron un récord de 50-32 en la fase regular. En los Playoffs, le ganaron a Boston Celtics por 4 a 3 y a Houston Rockets por 4 a 2, con el fin de conquistar el primer título de la región. No obstante, Portland Trail Blazers le remontó un 0-2 en las Finales para imponerse por 4-2 y quedarse con el campeonato.

COMPITIENDO POR EL PRIMER LUGAR

La franquicia de Pensilvania realizó cambios en el equipo para la 1977-78. Billy Cunningham asumió como entrenador, en lugar de Gene Shue. Además, Maurice Cheeks y Bobby Jones reforzaron al plantel con el fin de potenciar el rendimiento colectivo en ataque y defensivo.

En esa misma campaña, Julius Erving obtuvo por primera vez la selección al Mejor Quinteto del torneo. Además de mantener su seguidilla de participaciones en el All Star Game, luego de promediar 20,6 puntos, 6,5 rebotes, 3,8 asistencias, 1,8 robos y 1,3 tapas. De esta manera, lideró la clasificación de Philadelphia a Playoffs con un récord de 55-27. Y en la postemporada, barrió a New York Knicks por 4 a 0, pero perdió en las Finales de Conferencia con Washington Bullets por 4 a 2.

Dr. J mejoró su registro en la 1978-79 con 23,1 unidades, 7,2 tableros, 4,6 pases gol, 1,7 recuperos y 1,3 bloqueos por juego. Así, los Sixers concluyeron la etapa regular con una marca de 47-356. Sin embargo, no pudieron llegar más lejos que las Semifinales de la región. Después de superar a New Jersey Nets por 2 a 0, cayeron ante San Antonio Spurs por 4 a 3.

El alero volvió a estar en el Mejor Quinteto de la competencia en la 1979-80. Su media fue 26,9 tantos, 7,4 rebotes, 4,6 asistencias, 2,2 robos y 1,8 tapas, logrando así una nueva aparición en el Juego de las Estrellas. El conjunto de Pensilvania mejoró su récord de fase regular a 59-23. Asimismo, consiguió el segundo campeonato de Conferencia tras dejar en el camino a Washington Bullets por 2 a 0, a Atlanta Hawks por 4 a 1 y a Boston Celtics por 4 a 1. Pero Los Ángeles Lakers le quitaron una nueva posibilidad de alcanzar la gloria tras imponerse en las Finales por 4 a 2.

No alcanzó con el movimiento icónico por debajo del tablero, el cual realizó Erving durante el cuarto partido de la serie contra los californianos. Magic Johnson contó sobre aquella jugada: “Estaba tratando de ganar un campeonato, y de repente me quedé con la boca abierta. Hizo eso en serio. Y pensé: “¿Qué deberíamos hacer? ¿Reponemos o le pedimos que lo haga de vuelta?””.

En la 1980-81, The Doctor recibió un premio memorable. La NBA lo eligió como el Jugador Más Valioso de la temporada tras registrar 24,6 puntos, ocho tableros, 4,4 pases gol, 2,1 recuperos y 1,8 bloqueos. A su vez, integró por tercera vez en su carrera y su segunda en fila el Mejor Quinteto del certamen.

Por otro lado, el elenco de Billy Cunningham incrementó su registro de la etapa regular a 62-20. En la postemporada, venció a Indiana Pacers por 2 a 0 y a Milwaukee Bucks por 4 a 3. De todos modos, Boston Celtics se tomó revancha en las Finales del Este, revirtiendo un 1-3 para adjudicarse la serie por 4-3. A partir de ahí, se forjó una rivalidad histórica entre los dos equipos del Atlántico.

Erving obtuvo su tercera convocatoria al hilo al Mejor Quinteto de la 1981-82. Su media fue de 24,4 unidades, 6,9 rebotes, 3,9 asistencias, dos robos y 1,7 tapas por aparición. Su equipo cosechó una marca de 58-24 y luego superó en los Playoffs a Atlanta Hawks por 2 a 0 y a Milwaukee Bucks por 4 a 2.

En las Finales de la región se cruzó por tercera vez seguida con Boston Celtics. Los de Pensilvania ganaron los primeros dos duelos, pero los campeones defensores se quedaron con los siguientes dos. Finalmente, Philadelphia se desquitó y ganó el campeonato de la Conferencia después del 4-3 en la serie. Pero los Lakers volvieron a impedirles el festejo tras quedarse con las Finales por 4 a 2.

CAMPANAS DE GLORIA

Julius Erving se pudo desquitar en la 1982-83, después de varias frustraciones. Para eso, fue importante la llegada de Moses Malone para terminar de potenciar el plantel. Pero el alero hizo lo suyo en esa temporada inolvidable, ya que promedió 21,4 puntos, 6,8 rebotes, 3,7 asistencias, 1,8 recuperos y 1,8 tapas. Esto le permitió integrar por quinta y última vez el Mejor Quinteto. Además de haber sido el MVP del All Star Game 1983, tras destacarse en el encuentro con 34 unidades.

Philadelphia concluyó con el mejor récord de la fase regular con 65 triunfos y 17 derrotas. Y en los Playoffs, conservó ese mismo nivel. Perdió solamente un partido en toda la postemporada. Primero barrió a New York Knicks por 4 a 0, y luego superó a Milwaukee Bucks por 4 a 1 para el tercer título de Conferencia. En las Finales, aplicó el lema de la tercera es la vencida. Se cobró venganza ante los Lakers, rival que le había ganado en los dos cruces anteriores, y lo venció ampliamente por 4 a 0. Así, Julius Erving pudo levantar el tan ansiado trofeo Larry O’Brien.

Dr. J mantuvo su alto nivel de juego durante las últimas cuatro campañas de su carrera. De esta manera, completó la asistencia perfecta en el All Star Game con once convocatorias en once años en la NBA. Además, fue incluido dentro del Segundo Mejor Quinteto de la 1983-84, debido a que registró 22,4 unidades, 6,9 tableros, cuatro pases gol, 1,8 robos y 1,8 bloqueos.

En cuanto a lo colectivo, los Sixers siguieron clasificándose a Playoffs hasta 1987, sosteniendo así una racha de doce clasificaciones consecutivas. Pero Billy Cunningham dejó de ser el coach en 1985, después de que el equipo llegara hasta las Finales de Conferencia y cayera en esa instancia ante Boston Celtics por 4 a 1. A partir de ahí, hubo un cambio de entrenador y la franquicia inició un proceso de reconstrucción que se extendió tras el retiro de The Doctor.

Antes de iniciar la 1986-87, el oriundo de Roosevelt, New York, anunció que colgaría las zapatillas tras culminar ese certamen. Su talento generacional se reflejó en el hecho de que fue ovacionado en cada cancha que fue a jugar en condición de visitante. Todo el público de la mejor liga del mundo se rindió a sus pies, luego de 16 años de profesionalismo y magia que enriqueció a la competición. Luego de la derrota ante Milwaukee Bucks por 3 a 2, en la primera ronda, el formado en la Universidad de Massachusetts le puso un punto final a su carrera como jugador.

EL MEJOR RECUERDO

Julius Erving fue inducido al Salón de la Fama en 1993. Su nombre y apellido quedó estampado en la historia grande de la mejor liga del mundo. Y ese no fue el único gran reconocimiento que recibió a su exquisita trayectoria. El 19 de octubre de 2021, la NBA anunció a los 75 mejores jugadores de todos los tiempos, en el marco del aniversario 75 de la creación del torneo. The Doctor estuvo incluido dentro de esa legendaria lista.

Su legado dejó una huella inconfundible en la historia de la competencia. Dr. J fue integrante ininterrumpido de la élite durante sus once años en la NBA. Entre sus memorables logros, se encuentran el campeonato con Philadelphia 76ers en 1983, el premio al Jugador Más Valioso en 1981, once apariciones en el Juego de las Estrellas (1977 a 1987, MVP en 1977 y 1983), cinco inclusiones al Mejor Quinteto (1978, 1980 a 1983) y dos veces en el Segundo Mejor Quinteto (1977 y 1984).

Tampoco se puede dejar de lado su etapa formidable en la ABA. En cinco temporadas, cosechó dos campeonatos, dos premios al MVP de las Finales (ambos en 1974 y 1976), tres premios al Jugador Más Valioso del certamen (1974 a 1976), cinco convocatorias al All Star Game (1972 a 1976), cuatro inclusiones al Mejor Quinteto (1973 a 1976) y una vez en el Mejor Quinteto de Novatos en 1972.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

Los hermanos Gasol y las franquicias donde jugó rindieron tributo en sus redes sociales al base español que anunció su retiro de la NBA.
El base español no continuará en la franquicia NBA y posiblemente deje la liga estadounidense para continuar su camino profesional en su tierra natal.
En el amanecer de 2024, elegimos los cinco genios más destacados rumbo al premio de mejor jugador de la temporada.
El 8 de diciembre de 2011, el comisionado David Stern tomó la decisión de que no se concrete la partida de CP3 a Hollywood.