Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Perfiles NBA: Reggie Miller, el francotirador letal

A través de su precisión en los triples, Uncle Reg defendió los colores de Indiana Pacers para transformarse en un prócer de la franquicia.

Reggie Miller Indiana
Reggie Miller se transformó en el principal emblema de Indiana tras 18 años de carrera en el mismo equipo (FOTOGRAFÍA: Gentileza Ron Hoskins).

Stephen Curry revolucionó el juego externo en la década de 2010. Su brillante efectividad cambió drásticamente la dinámica de los partidos en la mejor liga del mundo. Pero antes de él, hubo otras figuras que dominaban la competencia en cuanto a los lanzamientos desde el perímetro.

Reggie Miller fue uno de los que dejó la vara alta gracias a su notable precisión detrás del arco entre fines del siglo XX y principios del XXI. Además, es el emblema de una de las franquicias más humildes del torneo como Indiana Pacers. Su lealtad se reflejó en el hecho de que siempre vistió la camiseta del elenco de Indianápolis durante toda su carrera.

Reginald Wayne Miller nació el 24 de agosto de 1965 en Riverside, California. En la infancia ya tuvo que lidiar con un problema. Es que tuvo que usar un aparato ortopédico hasta los cinco años porque había nacido con una deformidad en las caderas. Esto generaba que los pies estuvieran severamente separados.

Sin embargo, pudo sacarse el aparato como producto de su esfuerzo constante en el afán de recuperar las habilidades motoras. Fue importnte estar rodeado de una familia de atletas, debido a que su hermana Cheryl fue una basquetbolista reconocida de la Universidad de Carolina del Sur. También, ganó la medalla de oro con la selección de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de 1984. Por otro lado, su hermano Darrell jugó al béisbol con Los Ángeles Angels de la liga profesional.

Uncle Reg, uno de sus apodos, comenzó sus experiencias basquetbolísticas en Riverside Polythecnic High School. Luego, se desempeñó en la UCLA desde 1983 hasta 1987. Su registro en 1986 fue de 25,9 puntos por partido y en 1987, de 22,3. Entonces, finalizó en el Mejor Quinteto de la conferencia All-Pac-10 en ambos años. Además, culminó su etapa en la universidad ubicándose en aquel entonces como el segundo máximo anotador de todos los tiempos de la UCLA con 2095 tantos, solamente por detrás de Kareem Abdul-Jabbar.

Reggie Miller UCLA
El número 31 brillaba ya en sus épocas con la UCLA (FOTOGRAFÍA: Gentileza The Sports Drop).

En 1987 llegó la posibilidad de ascender a la mejor liga del mundo, ya que Indiana Pacers lo seleccionó en el 11° puesto. Su arribo no causó alegría de manera inmediata en Indianápolis, debido a que los fans abuchearon la elección por no haber agarrado a Steve Alford, quien venía de jugar en la Universidad de Indiana.

De todos modos, el escolta sabía de desafíos constantes, y entendió que su trabajo desde las primeras temporadas cambiaría la opinión de los aficionados. «Me eligieron, así que lo que tengo que hacer es ir a producir», dijo Miller en ese momento.

TOMANDO RITMO

El año de novato de Reggie Miller no fue el más recordado porque apenas promedió diez tantos en 22,4 minutos por encuentro. Hubo un crecimiento para su certamen como sophomore, encestando 16 unidades por juego. Pero el salto de calidad lo terminó dando en la 1989-90, la cual fue su tercera campaña en la NBA. Es que registró 24,6 puntos (41.4% en triples), 3,6 rebotes, 3,8 asistencias y 1,3 robos en 38,9 minutos por compromiso.

Así, se ganó su primera convocatoria al Juego de las Estrellas. Y el primero desde 1977 que participó siendo jugador de los Pacers. Además, Indiana se clasificó a Playoffs después de dos años de ausencia, tras cosechar 42 triunfos en 82 duelos de fase regular. Y eso que en la temporada anterior había finalizado solamente con 28 victorias.

A partir de ahí, los de Indianápolis clasificaron siete veces consecutivas a la postemporada. No obstante, no pudieron superar la primera ronda hasta 1994. Pese a las producciones que concretaba Uncle Reg en las series, incrementando sus números de 20,7 a 31,5 tantos (y hasta un 58.1% en tiros de campo y un 63.6% en triples).

La historia cambió cuando Larry Brown asumió como entrenador para la 1993-94. El equipo aumentó la cantidad de partidos ganados a 47 en la fase regular. Y después, se desquitó con una barrida por 3-0 a Orlando Magic pra ganar la primera ronda por primera vez desde el paso de la franquicia de la ABA a la NBA. A continuación, superó en las Semifinales del Este a Atlanta Hawks por 4 a 2 para avanzar hasta las Finales de Conferencia.

El rival en dicha instancia fue New York Knicks. La rivalidad comenzaría en esa misma serie, la cual tuvo que definirse en un séptimo enfrentamiento. En gran parte se debió a la inolvidable actuación de Reggie Miller en el quinto duelo, llevado a cabo en el Madison Square Garden.

Es que convirtió 25 puntos en el último cuarto, y 5-5 en tiros externos, con el fin de arrebatarle el triunfo a los de la Gran Manzana. Asimismo, quedó el recuerdo de los cruces que tuvo durante el juego con el reconocido director cinematográfico, Spike Lee. No obstante, el conjunto neoyorquino se recuperó y se adjudicó la victoria por 4 a 3 para quedarse con el título de la región.

En la 1994-95, el oriundo de Riverside, California, regresó al Juego de las Estrellas después de cuatro años de ausencia. A su vez, Indiana logró dos marcas sin precedentes desde su aterrizaje en la NBA: los 52 festejos en fase regular y el primer puesto de la División.

Los Pacers regresaron a las Finales de Conferencia, luego de vencer a Atlanta Hawks por 3-0 y a New York Knicks por 4-3. El formado en la Universidad de UCLA tuvo rendimientos memorables en esa postemporada, primero convirtiendo 39 unidades y siete triples en el segundo partido de la primera ronda.

Y en la segunda instancia, The Knick Killer abrió el segundo choque con los de la Gran Manzana encestando ocho puntos en el primer encuentro en 8s9d, además de un robo en la salida del rival. Indiana revirtió la historia imponiéndose por 107 a 105, y más tarde terminó tomándose revancha de los que los eliminaron el año anterior. Y encima, Uncle Reg fue nuevamente clave en el séptimo juego anotando 27 tantos para sellar el pasaje a las Finales de la región.

«Es el tipo de jugador, cuando te lo enfrentás, que querés golpearlo. Pero cuando jugás con él, te respalda siempre. Tenés su mayor respeto. Salió, jugó duro e hizo lo que tenía que hacer para ayudar a su equipo a ganar. Hemos tenido nuestras batallas, hemos tenido nuestras guerras. Tengo el mayor respeto por él”. Eso dijo Patrick Ewing, pivote de New York y oponente de Miller en varias historias de Playoffs. En tanto, el conjunto de Indianápolis no pudo ante el Orlando Magic de Shaquille O’Neal y Anfernee Hardaway porque cayó por 4 a 3.

EL CAMPEONATO DE LA REGIÓN

Indiana repitió camino para la 1995-96, ya que volvió a tener un récord de 52 ganados y 30 perdidos. No obstante,  Reggie Miller sufrió un golpe en los últimos días de la fase regular que le provocó una lesión en uno de los hojos. La recuperación le demandó hasta el quinto enfrentamiento de la primera ronda. Su vuelta no alcanzó para evitar la caída en la serie ante Atlanta Hawks. Y en la 1996-97, la ausencia del elenco en postemporada tras la marca negativa (39-43) provocó la renuncia de Larry Brown como DT.

En su lugar, arribó un ex-jugador histórico oriundo de la ciudad y con ganas de encabezar una nueva etapa en el conjunto que se encuentra en el lugar donde nació. Larry Bird se hizo cargo del puesto de entrenador en jefe desde la 1997-98. Y el plantel volvió a potenciarse, con jugadores de gran nivel como Dale Davis, Mark Jackson, Chris Mullin, Rik Smits y Uncle Reg.

Los Pacers establecieron el mejor récord de la historia en fase regular, cosechando 58 triunfos de 82 compromisos. En los Playoffs regresaron a las Finales del Este después de vencer a Cleveland Cavaliers por 3 a 1 y a New York Knicks por 4 a 1.

Su rival en dicha instancia fueron los Chicago Bulls de Michael Jordan. Y The Knick Killer brilló en el tercer duelo convirtiendo 13 unidades en el último cuarto para el primer triunfo de la serie. En el cuarto encuentro, el escolta volvió a aparecer en la tapa de los diarios gracias a un triple agónico a falta de dos segundos que igualó el cruce en dos. Sin embargo, los de Illinois sobrevivieron y consiguieron la victoria en el séptimo partido para quedarse con el título de la Conferencia.

Indiana repitió el avance a las Finales de la región en la 1998-99, aunque haya sido una campaña más corta como consecuencia del Lockout más largo e la historia. Finalizó con una de las mejores marcas del Este, junto con Miami Heat, tras imponerse en 33 de 50 compromisos. Por otro lado, Reggie Miller siguió escribiendo su leyenda por haberse convertido en el máximo triplero de todos los tiempos con 1702. Mantuvo el liderazgo hasta que Ray Allen lo superó en 2010.

El conjunto de Indianápolis barrió a dos contrincantes en los Playoffs. En la primera ronda derrotó a Milwaukee Bucks por 3-0 y en la segunda instancia se impuso ante Philadelphia 76ers. Pero New York Knicks se tomó revancha de los dos choques anteriores y los eliminó por 4 a 2, a pesar de haber concluido la primera etapa del torneo en el octavo lugar.

La tercera fue la vencida en la 1999-00. Luego de culminar la fase regular con un registro de 56-26, los dirigidos por Larry Bird dejaron en el camino a Milwaukee Bucks por 3-2 y a Phildelphia 76ers por 4-2. Y en el sexto juego de las Finales del Este, disputado en el Madison Square Garden, The Knick Killer se sintió nuevamente en su salsa al encestar 14 puntos en el último capítulo.

De esta manera, Indiana batió a New York Knicks por 4 a 2 y obtuvo por primera vez en su historia el título de Conferencia. En las Finales, Uncle Reg exprimió todas sus cualidades al promediar 24,3 unidades por aparición. No obstante, Los Ángeles Lakers terminó levantando el trofeo Larry O’Brien después de sentenciar el cruce en seis encuentros.

LA ETAPA FINAL

El subcampeonato en 2000 llevó a Larry Bird a dar un paso al costado en el cargo de entrenador. El sucesor fue otro jugador histórico de la mejor liga del mundo, Isiah Thomas. Reggie Miller aceptó empezar a compartir el rol de pilar ofensivo, esta vez con Jalen Rose.

Sin embargo, Indiana apenas pudo tener una marca igualada de 41-41 en la fase regular. Uncle Reg abrió la postemporada con un tiro ganador en el primer compromiso. Pero Philadelphia 76ers respondió con tres triunfos al hilo para poder eliminarlos en la primera ronda.

Los Pacers volvieron a finalizar en el octavo lugar del Este en la fase regular 2001-02, con récord de 42-40. Y el escolta dejó otros desempeños brillantes en los Playoffs. En el quinto enfrentamiento de la primera ronda, metió un bombazo sobre la chicharra para forzar un tiempo suplementario. Extendió el espectáculo a una segunda prórroga gracias a una volcada sobre tres rivales. De todos modos, New Jersey Nets se impuso en los últimos cinco minutos y estampó un 120-109 que definió el cruce en el quinto y último juego.

El equipo mejoró el registro en la 2002-03, ganando 48 de los primeros 82 encuentros. Pero una nueva eliminación en primera ronda generó la salida de Isiah Thomas como DT. En su lugar aterrizó Rick Carlisle, quien había sido asistente de Larry Bird cuando dirigía al conjunto de Indianápolis. A su vez, Reggie Miller cedió más protagonismo a partir del fichaje de Jermaine O’Neal.

El cambio notorio se reflejó en la 2003-04, ya que rompieron otra vez el récord de victorias en fase regular con 61. Así, concluyeron en el primer lugar del Este. Y en los Playoffs barrieron a Boston Celtics por 4 a 0 y vencieron a Miami Heat por 4 a 2. Pero Detroit Pistons, el mismo elenco que tuvo a Carlisle como coach antes de su despido y mudanza a Indiana, se impuso en las Finales de la región por 4 a 2.

La última temporada de Reggie Miller quedó marcada por el bochornoso episodio ocurrido el 19 de noviembre de 2004, en el Palacio de Auburn Hills. Una pelea entre Ron Artest y Ben Wallace provocó una serie de enfrentamientos que involucró hasta e público de Detroit. Las suspensiones fueron severas, y el formado en UCLA tuvo que tomar nuevamente la posta debido a los castigos implicados a O’Neal y Artest.

El oriundo de Riverside, California, promedió 20 puntos por partido en el último tramo de la campaña 2004-05. Y esto sirvió para que los de Rick Carlisle avanzaran a Playoffs mediante una marca de 44-38. En la primera ronda vencieron en el séptimo y último encuentro a Boston Celtics. Sin embargo, Detroit Pistons volvió a eliminarlos por 4 a 2, esta vez en las Semifinales de Conferencia.

Después de ese certamen, Miller tomó la decisión de colgar las zapatillas a los 39 años de edad. 18 años de carrera se premiaron con dos momentos memorables del último torneo como jugador. La última visita al Madison Square Garden, ya que los espectadores de New York lo ovacionaron tras anotar 13 tantos en el último episodio. Y el final del sexto enfrentamiento de postempoada con Detroit, cuando los aficionados locales se tomaron un largo tiempo para agradecerle por todo lo hecho.

A partir de ahí, comenzó su etapa como comentarista de partidos transmitidos por el medio nacional llamado TNT. Sus análisis y entusiasmo le permitieron conservar su puesto de trabajo hasta la actualidad.

ENTRE LOS MEJORES

Hubo dos momentos que también quedaron grabados en la memoria de Reggie Miller. En primer lugar, su inclusión al Salón de la Fama en 2011. Y también, su lugar asegurado dentro de los 75 mejores de la historia de la NBA. El escolta ingresó a esa lista de jugadores legendarios que han potenciado a la mejor liga del mundo.

Su impresionante carrera en Indiana Pacers fue determinante para ser catapultado al Olimpo de la competición. Uncle Reg participó cinco veces del Juego de las Estrellas (1990, 1995, 1996, 1998 y 2000), ingresó al club de los 50-40-90 en 1994, tuvo tres inclusiones dentro del Mejor Quinteto (1995, 1996 y 1998) y fue finalista de la NBA en 2000.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El primer anillo de la historia de San Antonio llegó tras vencer por 4-1 a los New York Knicks
El primer anillo de tres consecutivos para los angelinos llegó tras vencer 4-2 a los Indiana Pacers
El segundo anillo del ‘Three-peat’ llegó tras vencer a los Sixers de Allen Iverson por 4-1
El conjunto angelino barrió en las Finales a New Jersey Nets por 4 a 0 y conquistó el segundo tricampeonato de su historia.