Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

08/06/1978

El inolvidable festejo de Washington Bullets en 1978

Tras el triunfo en el séptimo juego de las Finales 1978, los Washington Bullets logran su primer y único título NBA frente a los Seattle Supersonics.

Washington Bullets
Abe Pollin festeja junto a los fanáticos en un Parade inolvidable en Washington, que involucró a casi 100.000 personas (FOTOGRAFÍA: Gentileza AP)

Los Bullets derrotaron a los Supersonics en Seattle el 7 de junio de 1978 y conquistaron su primer -y único- título NBA. Para conseguir aquel célebre éxito, batallaron en siete partidos, por lo que hubo que sudar hasta el último suspiro para alcanzar la gloria.

“Esperé 15 años para esto”, le dijo Abe Pollin, quien había adquirido el equipo en 1964, al piloto del avión que trasladaba de regreso al equipo a la ciudad de Washington para lo que sería un festejo inolvidable. Lo hizo luego de la sugerencia de evitar el aeropuerto de Dulles para evitar la aglomeración de personas.

“Dejarás el avión justo ahí, porque ellos son nuestros fanáticos”, contestó Pollin. Y confirmó que esto no era un título de los jugadores, los entrenadores y la directiva, sino de una capital que estaba sedienta de buenas noticias.

El equipo de los Bullets había arribado cinco años atrás a Washington procedente de Baltimore. En aquellos años, la NBA no era lo que es hoy: para situarse en contexto aún faltaba un año para el arribo de Magic Johnson y Larry Bird a la Liga y seis para el célebre Draft de 1984 en el que fue elegido Michael Jordan, ícono de la globalización del básquetbol.

Tan solo habían pasado dos años desde la fusión de la ABA con la NBA.

El campeonato de los Bullets de 1978 cortó una sequía enorme en la capital. Tras dos deserciones de equipos en Grandes Ligas de MLB, el último gran grito de campeón había sido en NFL y databa de 1942, cuando los Redskins se habían hecho con el título. Las decepciones en Finales de los Bullets en 1971 y 1975 sirvieron como antesala para decretar que la tercera sería la vencida. Y así fue. Quizás sea por esta razón que esta explosión multitudinaria de alegría contagió a propios y extraños y llenó de color y energía las avenidas de la ciudad.

“Le trajimos a los fanáticos un campeonato, el primero para Washington en 36 años. Nos hemos ganado nuestra credibilidad”, dijo Pollin luego del triunfo en el séptimo partido en el Seattle Center Coliseum.

Unas 8.000 personas recibieron al equipo en el aeropuerto con remeras y pelucas de “Fat Lady”, citando palabras del célebre entrenador Dick Motta en aquellos años: “¡La ópera no termina hasta que la gorda (Fat Lady) canta!”, haciendo alusión a las supuestas bajas chances de Washington de quedarse con el trofeo. Lo maravilloso vino después: cerca de 100.000 fans acompañaron el trayecto-desfile de 18 kilómetros que llevó a cabo el equipo desde Capital Center en Landover hasta el Edificio del Distrito, la Casa Blanca, el Capitolio y el estadio RFK.

“Washington reaccionó como se esperaba a su primer campeonato en 36 años, con el mismo entusiasmo pueblerino y la exageración política que vemos en Portland o Milwaukee”, firmó Ken Denlinger en el Washington Post.

“Ningún grupo social de la ciudad se quedó al margen de sentirse parte activa de ese campeonato, y sentí que era una planificación realmente especial y única. Todos se sintieron parte”, recordó el escolta Bob Dandridge. “En cada calle, la gente nos mostró su amor”, recordó el goleador Elvin Hayes. “Fue realmente increíble. Cierro los ojos y lo vuelvo a ver”.

“Esta es la experiencia más emocionante de nuestras vidas. Negros, blancos, viejos, jóvenes, gordos, flacos… todo el mundo estuvo en este viaje. Los Bullets estamos orgullosos de ser una fuerza que unifica a nuestra comunidad”, dijo el presidente del equipo, Jerry Sachs, desde la escalera principal del distrito.

LA ALEGRÍA DE WES UNSELD, FIGURA DE WASHINGTON BULLETS Y MVP DE LAS FINALES

“Regresar a casa como campeones iluminó a todos los que siguen este deporte”, dijo Wes Unseld. “Todos se mostraron entusiasmados por lo sucedido. La ciudad lo necesitaba y nosotros también lo necesitábamos como organización”, agregó la gran figura del equipo.

Washington Bullets
Los fanáticos acompañaron al equipo durante todo el desfile de campeonato, tras la victoria en el Juego 7 ante Seattle Supersonics (FOTOGRAFÍA: @old_time_dc)

Unseld fue elegido como el Jugador Más Valioso de las Finales 1978 tras promediar 9.0 puntos, 11.7 rebotes y 3.9 asistencias por aparición.

“Antes del Juego 7 dijimos: ‘Muchachos, si ganamos este partido, podemos tomar el control de esta ciudad por encima de los Redskins'”, señaló Hayes. “Los Redskins eran todo. Todos los amaban. Yo los amaba. Pero este fue nuestro momento”, completó.

EL ENTUSIASMO NO DURÓ MUCHO PARA LOS BULLETS

Abe Pollin quiso tener un gesto con la base de fanáticos luego del campeonato obtenido, y decidió que no subiría las entradas para la temporada siguiente.

Expectante, pensó que la euforia seguiría en ascenso. Pero se equivocó: la base de abonos pasó de 4.000 a 6.000. Sí, un poco más, pero no parecía suficiente.

“Las cosas están mejor que nunca, pero no tan bien como esperaba”, dijo Pollin antes de la temporada 1978-79 en declaraciones recuperadas por el Post. “¿Estoy frustrado? No, creo que ‘decepcionado’ es una palabra mejor… Por lo que nos pasó después del título, los desfiles, las celebraciones, los premios, pensé que nos habíamos ganado la ciudad. No sé qué más podemos hacer. Les dimos un título pero, hasta ahora, el entusiasmo no se ha convertido en ejemplos concretos de apoyo. Otros en la liga están conmocionados y asombrados por nuestra situación”, agregó.

En la temporada siguiente, Washington tuvo el mejor récord de la temporada y los Bullets promediaron 12.789 fanáticos en el Capital Center, el mayor números en seis años de historia. Pero para 1980-81, rememora el Post, tenían un promedio inferior a los 10.000.

Abraham J. Pollin, el propietario que guió a los Bullets en 1978, murió en noviembre de 2009 en Washington. Nunca volvió a ver un recibimiento ni un equipo tan bueno como aquel de finales de la década del ’70.

 

En esta nota: 1978, NBA, Washington Bullets

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El conjunto de Tennessee armó un equipo sólido en defensa a principios de la década de 2010. Así, empezó a escribir su historia en la NBA.
El sábado 9 de diciembre de 2023, el conjunto californiano se impuso en la final del In-Season Tournament sobre Indiana Pacers por 123 a 109.
En enero de 2015, el conjunto de Georgia fue el primer equipo de todos los tiempos en terminar con una marca de 17-0 en dicho mes.
El 13 de abril de 2016, el conjunto de Oakland estableció la mejor marca de la historia de la fase regular. También, fue el retiro de Kobe Bryant.