Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Alarmas en Chicago: Lonzo Ball sería operado por tercera vez

El base no juega un partido desde enero del 2021. Chicago sintió su ausencia y coqueteó con desarmarse en el último cierre de traspasos.

Lonzo Ball no juega desde el 13 de enero del 2022 (FOTOGRAFÍA gentileza Pippen Ain't Easy).
Ball no juega desde el 13 de enero del 2022 (FOTOGRAFÍA gentileza Pippen Ain't Easy).

Mientras Chicago batalla por un lugar en los Playoffs del 2023, Lonzo Ball, una de las cartas fuertes por la que apostó en 2021, sigue fuera de la cancha. El base firmó un contrato de 80 millones de dólares por cuatro temporadas en la agencia libre del 2021, la misma en la que sumaron a DeMar DeRozan. Desde entonces sólo pudo disputar 35 juegos en casi dos campañas. Y el número parece que no aumentará pronto.

El problema arrancó en enero del 2022, cuando el jugador padeció el desgarro de los meniscos de su rodilla izquierda. Debió ser operado e inicialmente se intuía que debía pasar dos meses fuera de las canchas. Sin embargo, el jugador se encontró con varios problemas que retrasaron su regreso.

Fue el 27 de septiembre del 2022, en Los Ángeles, cuando tuvo su segunda operación. La razón de esta operación fue clara: «No puedo caminar, ni correr», sintió al intentar volver al ruedo para la 2022-23.

Con la nueva operación, los tiempos cambiaron, pero había un cierto optimismo de un regreso en algún punto de la campaña. La condición de Ball mejoró y lo expresó al señalar que podía utilizar una cinta eléctrica para correr y entrenar. No obstante, un nuevo golpe quedó confirmado el 23 de febrero del 2023 cuando Shams Charania informó de una nueva baja por el resto del curso.

Tras perderse casi dos temporadas completas, este jueves por la mañana se informó que podría haber una tercera cirugía. Por lo que reportó ESPN, el jugador todavía siente dolor -menos que tras la operación anterior- al realizar ejercicios físicos simples como correr, saltar y hacer ejercicios con pelota sin oposición.

De esta manera, un nuevo procedimiento quirúrgico asoma como respuesta a un problema que lo condiciona no sólo deportiva sino también diariamente.

LA HISTORIA DE LOS BULLS SIN LONZO BALL

El guardia jugó 35 de los primeros 40 partidos de los Bulls en la 2021-22. Chicago indiscutiblemente era el mejor del este hasta aquel 13 de enero en el que disputó su último partido, una derrota ante Golden State que lo dejó 27-13. Las medias de 13,0 puntos, 5,4 rebotes, 5,1 asistencias y 1,8 robos por juego se sentían en el equipo de Billy Donovan.

Todo cambió desde su salida. La franquicia de Illinois festejó en 19 de los 42 partidos. La pérdida de su nivel defensivo expuso a un perímetro mayormente anotador formado por DeMar DeRozan y Zach LaVine. El impacto del, por entonces rookie, Ayo Dosunmu ayudó a aplacar la falta de nivel defensivo. El equipo clasificó a Playoffs con un 46-36 válido para el sexto puesto, pero se marchó con un 4-1 a manos de Milwaukee Bucks.

Si el cierre de la campaña anterior fue un dolor de cabeza, esta 2022-23 está siendo una jaqueca. Una racha de cuatro derrotas consecutivas en noviembre (incluyendo una ante un Orlando Magic en reconstrucción) inició un período en el que el equipo jamás pudo tener al menos un 50% de triunfos.

Cuando estuvo a un paso de lograrlo en febrero, otro mal pasar de seis caídas en fila (incluyendo otra ante el Magic y una frente a Indiana). Ante este escenario apareció un rumor de desarme que finalmente no sucedió en el cierre del mercado de traspasos. El gerente general Arturas Karnisovas apostó por una vez más por el plantel construido.

La victoria del miércoles ante Denver permitió mejorar la marca a un 30-33. Chicago sigue en la búsqueda de ingresar al menos al play-in, algo que podría suceder. Sin embargo, mirando un poquito más hacia delante, tiene varias cosas que definir.

Nikola Vucevic, Javonte Green (que también se lesionó) y Patrick Beverley (que llegó en el cierre del mercado ante la negativa de Lonzo Ball) serán agentes libres. Marko Simonovic y Carlik Jones tienen vínculos no garantizados. Ayo Dosunmu y Coby White serán agentes libres restringidos.

Como si todo esto fuese poco, DeMar DeRozan iniciará el último año de su actual contrato. La decisión estará bajo la mirada atenta de un Zach LaVine que ya coqueteó con solicitar un traspaso.

Chicago necesita que Ball vuelva a la brevedad. Su buena apuesta en julio del 2021 le salió por la culata. Si el angelino logra recuperarse puede tener una primera chance, y quizás última, de pelear como contendiente con esta base. No obstante, el panorama está lejos de ser alentador para todos.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El base español no continuará en la franquicia NBA y posiblemente deje la liga estadounidense para continuar su camino profesional en su tierra natal.
En el amanecer de 2024, elegimos los cinco genios más destacados rumbo al premio de mejor jugador de la temporada.
El mundo del básquetbol se estremece ante la combinación de dos casos policiales que involucran al exjugador de la NBA G League y su novia
La jornada del martes de NBA trajo partidos de altísimo nivel, entre los que figuraron los triunfos de Warriors y Grizzlies, entre otros.