Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Campeones NBA: Los Angeles Lakers de la 2001-02

El conjunto angelino barrió en las Finales a New Jersey Nets por 4 a 0 y conquistó el segundo tricampeonato de su historia.

Los Angeles Lakers Campeones
Los Angeles Lakers venció en las Finales a New Jersey Nets por 4 a 0 (FOTOGRAFÍA: gentileza Los Angeles Times).

Los Angeles Lakers abrió el siglo XXI consolidando una dinastía que quedó marcada como una de las mejores en la historia de la NBA. En 2000, superó en las Finales a Indiana Pacers y en 2001, a Philadelphia 76ers. Pero el lema del elenco de Phil Jackson para la campaña 2002-03 fue: «No hay dos sin tres».

Los de Hollywood tenían la intención de seguir agigantando el valor del Staples Center, estadio en el que empezaron a ser locales a partir de la temporada 1999-00. Para eso, incorporaron veteranos de gran nivel, en el afán de profundizar en el plantel. Es que ficharon a Mitch Ritchmond, Samaki Walker y Lindsey Hunter. Ellos tres se encargaron de rodear mejor a los dos máximos referentes, Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. Y además, siguieron firmes con el roster jugadores de mucho recorrido en los Lakers, como Rick Fox, Derek Fisher y Robert Horry.

El elenco púrpura y oro terminó la fase regular entre los mejores equipos de la Conferencia Oeste, luego de haber iniciado la competencia con un arrasador récord de 16 triunfos en 17 presentaciones. Los californianos culminaron la primera instancia en el segundo puesto del Oeste con un registro de 58 partidos ganados y 24 perdidos. Solamente quedaron por detrás de Sacramento Kings (61-21), rival de su propia División.

Kobe Bryant fue uno de los dos integrantes del conjunto angelino en ganarse un lugar dentro del Quinteto Ideal del certamen. El escolta promedió 25,2 puntos, 5,5 rebotes, 5,5 asistencias y 1,5 robos por encuentro. Además, La Mamba Negra recibió el premio al Jugador Más Valioso del All Star Game, que se llevó a cabo Philadelphia. Aquel evento fue muy recordado porque el público de su ciudad natal no lo recibió de la misma forma.

También, Shaquille O’Neal hizo lo suyo para acompañar a Kobe Bean al Quinteto Ideal del torneo. The Diesel se lució en la competencia con 27,2 unidades, 10,7 tableros, tres pases gol y dos bloqueos. Asimismo, logró el mejor porcentaje en tiros de campo de todo el certamen con 57.9%.

UNA POSTEMPORADA RESONANTE

Los Angeles Lakers barrió en la primera ronda a Portland Trail Blazers por 3 a 0. A su vez, derrotó a San Antonio Spurs por 4 a 1. Una sola caída tuvo el elenco de Phil Jackson, antes de afrontar las Finales del Oeste. Enfrente estaba Sacramento Kings, que realizó un gran camino en los Playoffs tras superar a Utah Jazz (3-1) y Dallas Mavericks (4-1).

La serie entre ambos conjuntos de la División Pacífico quedó marcada como una de las más controversiales de todos los tiempos. Sacramento llegó a ponerse al frente por 3 a 2, de la mano de Vlade Divac, Chris Webber, Mike Bibby, Doug Christie, Peja Stojakovic, entre otros. Sin embargo, el sexto enfrentamiento, disputado el 31 de mayo en el Staples Center, generó muchas cuestiones acerca de los fallos arbitrales. Inclusive, se llegó a decir que esos cobros perjudicaron a Sacramento Kings. El resultado fue a favor de los angelinos por 106 a 102.

El séptimo duelo, realizado el 2 de junio en el ARCO Arena, tuvo como principal figura al tándem ofensivo de los californianos. Shaquille O’Neal se lució con 35 puntos, 13 rebotes, dos asistencias y cuatro tapas. Asimismo, Kobe Bryant contribuyó con 30 unidades, diez tableros, siete pases gol y dos recuperos. De esta manera, los de Hollywood se llevaron el triunfo en condición de visitante por 112 a 106 y sentenciaron la película de suspenso por 4 a 3.

Con este resultado, los Lakers lograron su tercer título consecutivo de la región y se clasificaron a las Finales de la NBA. El contrincante para la instancia decisiva fue New Jersey Nets, que concluyó la fase regular en el primer lugar del Este con un registro de 52-30. En cuanto a los Playoffs, el conjunto de Byron Scott le ganó a Indiana Pacers (3-2), Charlotte Hornets (4-1) y Boston Celtics (4-2).

THREE-PEAT

Los Angeles Lakers impuso su superioridad colectivo a lo largo de las Finales de la NBA. Por eso, le bastó apenas cuatro compromisos para barrer a New Jersey Nets por 4-0. Los dirigidos por Phil Jackson afrontaron los primeros dos duelos en el Staples Center, y ahí capitalizaron al máximo su localía. El primer enfrentamiento (5 de junio) lo ganaron por 99 a 94 y el segundo (día 7 del mismo mes), por 106 a 83.

Los dos partidos siguientes se llevaron adelante en New Jersey. El conjunto californiano festejó también en aquellos encuentros. Se llevó el tercer triunfo (9 de junio) por 106 a 103 y el cuarto (día 12 del mismo mes), por 113 a 107. Así, la franquicia púrpura y oro cosechó el segundo tricampeonato de su historia, después de haber alcanzado semejante hito en 1955. A su vez, se adjudicó la 14° estrella de su trayectoria en la mejor liga del mundo.

Shaquille O’Neal fue galardonado por tercera vez al hilo como el MVP de las Finales. The Diesel registró en la serie una media de 27,2 puntos y 10,7 rebotes por aparición. Además, Kobe Bryant mostró su nivel dominante porque promedió 26,8 unidades (51.4% de efectividad en lanzamientos), 5,8 tableros y 5,3 pases gol por juego.

El dúo de elite ratificó su poderío en el amanecer del siglo XXI, aunque esta haya sido la última vez que levantaron juntos el trofeo Larry O’Brien. Y de esta forma, los angelinos lograron una nueva conquista que catapultó a su dinastía hacia la lista de planteles más recordados de todos los tiempos.

 

 

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El conjunto texano coronó una temporada que fue clave en su historia, ya que significó el cierre de las Torres Gemelas y el inicio del Big Three.
Los Pistons vencieron a los Lakers de Kobe y Shaq por 4 a 1 para conseguir el tercer anillo en su historia
El tercer anillo para la franquicia texana y el segundo del ‘Big-Three’ llegó tras vencer a los ‘Bad Boys’ en siete partidos
Los de Pat Riley levantaron el primer trofeo Larry O’Brien de su historia, de la mano de Dwyane Wade y Shaquille O’Neal, tras el triunfo sobre Dallas.