Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

04/07/2016

El día que Durant fichó por los Warriors

Kevin Durant se inclinó por fichar con los Warriors en 2016. Uno de los movimientos más significativos que tuvo la NBA. Ganó dos títulos en tres años.

Kevin Durant se inclinó por fichar con los Warriors en 2016. Uno de los movimientos más significativos que tuvo la NBA. Ganó dos títulos en tres años.
El movimiento de Kevin Durant fue el más significativo de la década del 2010 (FOTOGRAFÍA gentileza NBA).

El 2016 quedó marcado a fuego por dos momentos en la NBA: la remontada de los Cavaliers en las finales para vencer a Golden State por 4-3; y el fichaje de Kevin Durant con los heridos Warriors. Dos momentos que estuvieron sumamente conectados. Un llamado que desembocó en el arribo del ex Thunder. Decisión que lo puso en el ojo de la tormenta, con muchas personas acusándolo de ‘traidor’ y de buscar el camino fácil al título. Una determinación que forjó a uno de los mejores equipos de la liga.

El Día de la Independencia de Estados Unidos (4 de julio) se vio interrumpido por una noticia que cayó como una bomba. Durantula había aceptado la oferta del equipo de la bahía para sumarse por dos temporadas con un cobro de 54.3 millones de dólares a lo largo de las campañas. La noticia confirmada por el periodista Marc Stein de ESPN alcanzó cada rincón del planeta, despertando múltiples emociones y reacciones. Para unos, era la decisión correcta y lógica. Para otros, pasó de ser uno de los mejores tiradores de la historia a ser un cobarde que había roto el ‘equilibrio de la liga’.

La realidad indicó que el pasaje de Kevin Durant por los Warriors fue soñado. Los californianos ganaron los siguientes dos títulos (2017 y 2018), mientras que una múltiple cantidad de lesiones les impidió el three-peat frente a los Raptors en 2019. Un plazo de tres años en el que, mientras estuvieron sanos, nadie les pudo hacer sombra.

Pero, ¿qué pasó antes de aquella decisión?

LA CAÍDA QUE MARCÓ EL FINAL EN OKLAHOMA

Durant y Curry dialogan tras el 4-3 para los Warriors en las finales del oeste (FOTOGRAFÍA gentileza ESPN).
Durant y Curry dialogan tras el 4-3 para los Warriors en las finales del oeste (FOTOGRAFÍA gentileza ESPN).

El Thunder fue uno de los principales contendientes al título a inicios de la década del 2010. El equipo contaba con un prometedor trío de Kevin Durant, Russell Westbrook y James Harden, además de acompañantes de lujo como Serge Ibaka. Su potencial quedó claro en 2012, cuando le remontó un 2-0 a los San Antonio Spurs en la definición del oeste para meterse en las finales de la NBA. Lamentablemente, le faltó experiencia en el cruce ante el Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, quedándose así con las manos vacías.

Si bien la curva era ascendente, todo empezó a cambiar al finalizar aquella campaña. Harden era el sexto hombre del equipo y demandó un rol más importante. A su vez, rechazó una oferta de 55 millones de dólares en cuatro años, considerándola insuficiente para su ya claro potencial de superestrella. Ante el escenario de perder al escolta sin obtener nada a cambio, Sam Presti optó por dejar ir a la Barba en un movimiento que lo llevó a Houston Rockets. Allí, se consolidó como uno de los mejores jugadores de la liga, inclusive alzándose con el premio al MVP de la temporada 2017-18.

La salida de Harden no se sintió… en los juegos de fase regular. El Thunder respondió a la partida del escolta con una marca de 60-22 (la mejor de la franquicia en Oklahoma) en la 2012-13, pero no pudo avanzar más allá de las semifinales de conferencia. Al año siguiente disminuyó levemente a un 59-23 y pudo meterse en la definición del oeste, pero esta vez hubo revancha para los Spurs. El peor momento llegó en la 2014-15, cuando el elenco chocó con una gran cantidad de lesiones. Registró un 40-42 que ni siquiera le permitió avanzar a la siguiente etapa.

Conscientes de la falta de éxito por pelear por el anillo, la presión aumentó de cara a la 2015-16. Tal es así que la franquicia dejó ir al entrenador Scott Brooks, lo que generó la llegada de Billy Donovan, histórico coach de la Universidad de Florida. Sin embargo, la organización no pudo hacer ningún movimiento significativo para reforzar el plantel, acordando únicamente la llegada de Jeremy Lamb desde Charlotte Hornets.

El Thunder no era candidato al anillo y ni siquiera estaba entre los tres máximos de la campaña. Golden State buscaba repetir; Cleveland soñaba con la revancha ante la posibilidad de unir a LeBron James con unos sanos Kyrie Irving y Kevin Love; mientras que San Antonio había vuelto al nivel de contendiente por la llegada de LaMarcus Aldridge. El primero forjó una marca de 73-9, la mejor en la historia de la fase regular. El segundo dominó el este y el tercero tuvo un 67-15, su mejor año en la instancia.

La expectativa mejoró tras lo visto en semifinales de conferencia. Luego de sortear a Dallas Mavericks con un 4-1, el Thunder estuvo un paso por delante de San Antonio. El conjunto texano sintió la falta de nivel de Tim Duncan en lo que acabó siendo su última serie de Playoffs en la carrera. La franquicia de Oklahoma remontó un 2-1 y ganó los siguientes tres para avanzar al cruce contra el último campeón.

Nadie, absolutamente nadie, esperaba que el Thunder cierre el cuarto juego con una ventaja de 3-1. Westbrook tocó techo en su nivel para acompañar a Durant, mientras que Donovan administró perfectamente al plantel para tomar ventaja. Sin embargo, un colapso en las siguientes tres apariciones marcaron el punto final para la etapa de Kevin Durant. El equipo no iba a poder tener otra posibilidad de contender por el título, no hasta que alguien reúna el talento suficiente para frenar a Golden State. Ese mensaje envió con su postura corporal tras la derrota en el séptimo asalto de la serie en la noche del 31 de mayo del 2016. El diálogo con Stephen Curry fue premonitorio.

LA OTRA CAÍDA

Cuando Kevin Durant abandonó el Oracle Arena tras la eliminación a manos de Warriors, era -discutiblemente- el segundo mejor jugador de la liga detrás de LeBron James. Golden State estaba tentado de ficharlo, pero difícilmente haría un esfuerzo por él si eso significaba desarmar a un equipo que ganó 73 partidos en la fase regular. El conjunto de Steve Kerr estaba aceitado al máximo, no había razón para cambiar.

La razón apareció en las finales. El equipo tuvo su esperado duelo con los Cavaliers y llegó a ponerse 3-1 tras el cuarto punto de la serie. Sólo necesitaba un triunfo para coronar su histórica campaña. Eso sí, debía hacerlo en territorio enemigo sin Draymond Green, quien había sido suspendido por acumular varias faltas técnicas.

 

La ausencia de Green fue significativa para un equipo local que no tuvo a su mejor jugador defensivo en cancha. Cleveland se impuso 112-97 en el quinto juego con una de las mejores producciones de un tándem. El par de Irving y James combinó 82 puntos con 41 para cada uno. De vuelta en Ohio, el Rey repitió la cuenta de tantos anotados para liderar el 115-101 que dio un séptimo y definitivo asalto.

Tras desperdiciar dos oportunidades, Golden State tenía la presión y no pudo responder ante el mejor jugador del mundo. Si bien fue un partido parejo de principio a fin, LeBron estaba en una misión para lograr el esperado primer título de los Cavaliers en su historia. El alero terminó con 27 puntos, 11 rebotes, 11 asistencias, tres tapas y dos robos para guiar a los suyos a un 93-89. El récord de la fase regular sólo había quedado en anécdota para el equipo de Steve Kerr.

LA LLAMADA

Múltiples fuentes y hasta el mismo Draymond Green confirman que tras la caída, el ala-pivote llamó a Kevin Durant desde el vestuario. Durante años se creyó que la llamada fue por parte del reciente eliminado y que este estaba llorando, pidiéndole que se una a los Warriors en pos de tener una revancha.

Años más tarde, más precisamente en febrero del 2022, el jugador dio su versión en el podcast «The Old Man & the Three», el podcast de JJ Redick. El jugador confirmó que hubo un llamado entre las partes, pero que él no estaba llorando, ni que tampoco le pidió directamente que se sume a la franquicia. El par analizó el partido y, según Draymond, si bien no habló de la posibilidad de incorporarlo, comprendieron que necesitaban a Durantula.

Recordó: «Cuando estaba volviendo a mi hogar llamé a Bob Meyers, el gerente general de la franquicia. Le dije, ‘Bob, ¿qué tenemos que hacer para sumar a Kevin Durant a los Warriors?’». Desde aquella conversación se empezó a forjar uno de los movimientos más significativos de la década del 2010.

El equipo tuvo que dejar ir a varios jugadores como Harrison Barnes (Dallas Mavericks); Andrew Bogut; Leandro Barbosa; Marreese Speights; Festus Ezeli y Brandon Rush. A la par del arribo de Durant concretó a otros veteranos por vínculos mínimos de un año como Zaza Pachulia, Ian Clark, David West y JaVale McGee. Se transformó en el equipo a vencer para los siguientes años.

CONCLUSIÓN

Kevin Durant pasó tres años en los Warriors. Fue campeón en dos ocasiones y se alzó con ambos MVPs de las finales. Incluso tuvo la posibilidad de tener un tercer anillo, pero su lesión (ruptura del tendón de aquiles de la pierna derecha) y la de Klay Thompson conspiraron en contra duranta la definición frente a Toronto Raptors en 2019.

Pudo haber continuado en la organización, pero su relación con Draymond Green fue marcando un quiebre tras repetidas discusiones. Finalmente, en julio del 2019 optó por unir fuerzas con Kyrie Irving en Brooklyn Nets.

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

Los hermanos Gasol y las franquicias donde jugó rindieron tributo en sus redes sociales al base español que anunció su retiro de la NBA.
El base español no continuará en la franquicia NBA y posiblemente deje la liga estadounidense para continuar su camino profesional en su tierra natal.
En el amanecer de 2024, elegimos los cinco genios más destacados rumbo al premio de mejor jugador de la temporada.
El 8 de diciembre de 2011, el comisionado David Stern tomó la decisión de que no se concrete la partida de CP3 a Hollywood.