Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

Perfiles NBA: Dirk Nowitzki, impulsor del Fadeaway

El ala-pivote alemán brilló durante 21 años en Dallas Mavericks y deleitó a todos los fanáticos con un movimiento distintivo.

Dirk Nowitzki Dallas

En la actualidad, los internos lograron la continuidad en la mejor liga del mundo por medio de su constante trabajo en el lanzamiento. La efectividad en los tiros se ha convertido en un aspecto fundamental para todos los jugadores, sin importar la posición que ocupen.

Uno de los motivos tuvo que ver con el sistema de juego que implementó Golden State, que le permitió cosechar tres títulos y cinco apariciones al hilo en las Finales entre 2015 y 2019. Por otro lado, hubo un ala-pivote que contribuyó con la revolución del juego gracias a su capacidad para anotar por otras vías diferentes a las volcadas y bandejas.

Dirk Werner Nowitzki generó un antes y un después en las características que definen a un jugador que ocupa la posición de cuatro. Además, fue un ejemplo de fidelidad a una franquicia en exclusiva, los Dallas Mavericks, y causó el aumento de convocatorias de los internacionales a la NBA.

Nacido el 19 de junio de 1978, en Würzburg (Alemania), formó parte de una familia abocada principalmente a los deportes. La mamá y la hermana mayor fueron jugadoras de básquet, mientras que su papá se dedicó al handball y llegó a tener participaciones con la selección alemana.

Dirk comenzó probando su suerte en handball y tennis. Pero terminó optando por el básquet, luego de hartarse de que los rivales le dijeran “freak” por su altura. A los 15 años, arrancó su camino en el deporte en el equipo local, DJK Würzburg.

Quiso capitalizar al máximo su tamaño, por lo tanto invirtió la mayor parte de su tiempo en la práctica del deporte. Además, conoció al reconocido jugador internacional llamado Holger Geschwindner, quien recibió el permiso de los padres de Nowitzki para poder hacer un coaching individual con la futura promesa. Los encuentros y entrenamientos empezaron siendo un par de veces por semana, y terminaron siendo para toda la carrera.

Después de tantas horas de compromiso y esfuerzo, el interno europeo dio un gigantesco paso hacia adelante con tan solo 16 años. Es que debutó en 1994 en el elenco profesional de DJK Würzburg, donde se desarrolló hasta 1998. En la última temporada guió al conjunto hacia el primer puesto en el torneo y el ascenso a la primera división de Alemania. Asimismo, una sobresaliente actuación en un partido correspondiente al Nike Hoop Summit terminó de llamar la atención en la NBA. Lideró el triunfo de internacionales sobre Estados Unidos con 33 puntos, 14 rebotes y tres robos. Su futuro en la mejor liga del mundo era inminente, pues tenía un potencial único para ser ala-pivote.

UN TIRADOR EN TEXAS

Dirk Nowitzki fue elegido en el noveno puesto del Draft por Milwaukee Bucks, pero fue inmediatamente traspasado a Dallas Mavercks. En un intercambio a multiples bandas, llegó Steve Nash para empezar a formar un núcleo con muchas expectativas.

La primera temporada tuvo dos aspectos negativos. En primer lugar, la fase regular se demoró en arrancar a causa del Lockout más largo de la historia. Y en segundo, el rendimiento del alemán no fue el que todos esperaban, lo que generó una lluvia de críticas. “Estaba tan frustrado que contemplaba volver a Alemania. El paso de la segunda división de la Bundesliga a la NBA era como saltar de un avión esperando que el paracaídas se abriera de alguna forma”, contó.

Dirk Nowitzki rookie
Dirk Nowitzki jugando su primer año en la NBA (FOTOGRAFÍA: Gentileza Getty Images).

No obstante, se redimió para la campaña 1999-00 y supo utilizar el dolor como combustible para revertir la historia. Con un promedio de 17,5 unidades, 6,5 tableros y 2,5 pases gol por juego, tapó bocas y ratificó su permanencia en la competición. Su crecimiento surgió al mismo tiempo del inicio de la era Mark Cuban en la franquicia.

El propietario se hizo con el control del equipo, a cambio de 280 millones de dólares. Y Nowitzki resaltó la importancia de su participación en Dallas. “Creó el ambiente perfecto. Lo único que teníamos que hacer era ir y ganar”, resaltó.

En la 2000-01, los Mavericks se clasificaron por primera vez en la época de Nowitzki a los Playoffs tras ganar 53 de los 82 compromisos de la fase regular. A su vez, Dirk se convirtió en el primer jugador de la historia de la franquicia en ganarse un lugar en los mejores quintetos del año. Integró el tercer equipo, luego de finalizar con un registro de 21,8 tantos, 9,2 rebotes, 2,1 asistencias, un robo y 1,2 tapas por aparición.

A partir de 2001, Nowitzki se convirtió en el segundo deportista con mejor salario de Alemania, solamente por detrás de Micheal Schumacher (legendario corredor de Fórmula 1). El ala-pivote justificó en la cancha la extensión de 90 millones de dólares en seis temporadas. Es que tuvo su primera participación en el Juego de las Estrellas tras cosechar una media de 23,4 puntos, 9,9 tableros, 2,4 pases gol, 1,1 recuperos y un bloqueo por partido. En tanto, ganó la primera serie de postemporada ante los Minnesota Timberwolves de Kevin Garnett por 4 a 0. De todos modos, Sacramento Kings los eliminó en la seguna ronda por 4 a 1.

BATALLANDO EN LAS INSTANCIAS MÁS IMPORTANTES

Los Mavs empezaron a pulir los aspctos colectivos en la 2002-03. Avanzaron a Playoffs mediante el mejor récord de fase regular desde la creación de la franquicia (60 victorias y 22 derrotas). Luego, superaron con suspenso a Portland Trail Blazers en la primera ronda, ya que ganaron los primeros tres, perdieron los siguientes tres y batallaron para quedarse con el séptimo duelo.

En las Semifinales de Conferencia, se vengaron de Sacramento en una serie reñida que se definió en siete enfrentamintos. Dirk Nowitzki fue determinante en el partido decisivo, destacándose con 30 puntos y 19 rebotes para el triunfo por 112 a 99. Sin embargo, San Antonio Spurs le arrebató el sueño de consagararse en el Oeste después de imponerse en seis encuentros. Los dirigidos por Gregg Popovich habían derrotado a Dallas en la segunda ronda de la 1999-00, por lo tanto llevaban el mando en el clásico texano.

La temporada 2003-04 fue la última de Steve Nash en los Mavericks. El equipo realizó un buen camino en la fase regular, consiguiendo una marca de 52-30, pero cayó en la primera ronda ante Sacramento Kings por 4 a 1. Al concluir el certamen, el base canadiense regresó a Phoenix Suns, donde inició su carrera en la NBA.

Dallas realizó una especie de etapa de transición de 2004-05. Donnie Nelson renunció a su cargo de entrenador durante la fase regular, y le puso un punto final a un ciclo de seis años y medio. En su lugar asumió quien venía siendo su asistente, Avery Johnson. También, Erick Dampier aterrizó en un intercambio a ocho bandas.

Dirk Nowitzki comandó al conjunto hacia una nueva postemporada, como producto de una marca de 58-24. Además, ingresó por primera vez en su carrera al Mejor Quinteto del Año, a través de un registro de 26,1 unidades, 9,7 tableros, 3,1 pases gol, 1,2 recuperos y 1,5 bloqueos. Sin embargo, luego de vencer a Houston Rockets por 4-3, los texanos cayeron en la segunda ronda por 4-2 ante Phoenix Suns, el nuevo elenco de Steve Nash.

LAS PRIMERAS FINALES

La franquicia texana cortó a Michael Finley, desintegrando así de manera completa lo que había sido el Big Three del plantel durante los primeros años del siglo XXI. No obstante, el interno nacido en Alemania continuó logrando hitos individuales y colectivos.

Por un lado, estuvo presente por quinta vez consecutiva en el All Star Game y se adjudicó el trofeo al ganador del Concurso de Triples. Por el otro, comandó a Dallas hacia el segundo lugar en el Oeste con una marca de 60-22. Y en la postemporada, conquistó el primer campeonato de Conferencia.

Los Mavs barrieron en la primera ronda a Memphis Grizzlies por 4 a 0. En la segunda instancia se cruzaron con San Antonio Spurs, el campeón defensor. Luego de haber caído en dos series anteriores, se tomaron revancha en el tercer enfrentamiento con el clásico rival.

Para eso, fue trascendental el bombazo que anotó Dirk Nowitzki en la última jugada del cuarto período del séptimo partido, con el fin de empatar el juego y enviarlo a tiempo suplementario. Los de Avery Johnson casi desperdician una ventaja de 20, pero el triple de su figura le permitió obtener una vida más y sentenciar la historia en el tiempo suplementario. El número 41 se lució en el afán de festejar en el derby, con 37 tantos y 15 rebotes.

En las Finales de la región, se cargaron a otro oponente que venía obstaculizando su trayecto en torneos anteriores. Y Dirk volvió a brillar en un momento tan clave como lo fue el quinto encuentro. Es que finalizó con 50 unidades para que su equipo se quedara con aquel duelo y luego se impusiera por 4 a 2. De esta manera, llegó la posibilidad de disputar las primeras Finales de la NBA.

“Fuimos un buen equipo de visitante durante toda la temporada, creímos en el otro. Tuvimos altibajos, pero los Playoffs se tratan de mostrar corazón y jugar en conjunto”, resaltó Nowitzki. También, el prestigioso periodista Bill Simmons le tiró flores: “Dirk está jugando en un altísimo nivel que cualquier ala, desde Larry Bird”. No obstante, Miami Heat les impidió coronarse tras arrebatarles el título en seis partidos.

ACRECENTANDO SU JERARQUÍA

Nowitzki volvió a hacer historia en la campaña 2006-07. Es que se convirtió en el quinto jugador de todos los tiempos en ingresar al club de 50-40-90. Terminó con un 50.2% de efectividad en lanzamientos, 41.6% en triples y 90.4% en tiros libres. Esto lo catapultó al memorable premio al Jugador Más Valioso de la fase regular.

En tanto, el desenlace de ese certamen no fue el mejor. Dallas perdió en la primera ronda con Golden State Warriors, algo inédito en una serie de siete juegos en la historia de los Playoffs entre el primero y octavo de la región. Dirk hizo mea culpa por la eliminación temprana: “En estas series, no pude estampar mi sello de la forma que quería. Por eso quedé muy decepcionado”.

A partir de ahí, surgieron cambios en el plantel. Durante el transcurso de la 2007-08, los Mavs hicieron un traspaso a múltiples bandas para traer de vuelta a Jason Kidd. El base había iniciado su carrera en la franquicia, antes de pasar a Pheonix Suns. Y el retorno surgió como una oportunidad de un nuevo proyecto prometedor a largo plazo. Además, Avery Johnson dejó de ser el entrenador tras caer en la primera ronda de esa postemporada, ante New Orleans Hornets.

A partir de la 2008-09, Rick Carlisle inició su era como DT del conjunto texano. Luego de una nueva clasificación a Playoffs, Dallas superó otra vez a su clásico rival en la primera ronda, San Antonio Spurs (4.-1). De todos modos, solo le pudo ganar uno de los cinco enfrentamientos a los Denver Nuggets de Carmelo Anthony.

Y la 2009-10 quedó marcada por otro hito inolvidable para el ala-pivote alemán. El 13 de enero de 2010 se transformó en el primer europeo de todos los tiempos en superar la barrera de los 20 mil puntos. A pesar de la caída ante San Antonio en primera ronda, el formado en DJK Würzburg extendió su contrato por 80 millones de dólares en cuatro temporadas. A su vez, las incorporaciones de Shawn Marion y Caron Butler a mitad de esa fase regular generaron confianza con respecto a lo que se podía venir.

EL GRITO SAGRADO

La franquicia hizo un traspaso más en la previa a la 2010-11, con el objetivo de sumar a Tyson Chandler. Así, el elenco de Rick Carlisle se potenció en el aspecto colectivo y lo demostró en los Playoffs. Barrió en primera ronda a Portland Trail Blazers y en la segunda a Los Ángeles Lakers, que eran campeones defensores y estaban en el último año de la era Phil Jackson. En las Finales de la región, los Mavs hicieron pesar su experiencia ante el joven equipo de Oklahoma City Thunder de Kevin Durant, James Harden y Russell Westbrook. Un 4-2 garantizó el segundo título de Conferencia en la carrera de Nowitzki.

El panorama en las Finales no era favorable, ya que enfrente estaba el poderoso Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh. Pero el resultado final terminó siendo distinto al del 2006. En el segundo encuentro, Dirk fue determinante al liderar a su equipo hacia una remontada de 73-88 en el último cuarto, de visitante. Asimismo, le ganó una batalla a la fiebre durante el cuarto duelo encestando el tiro que empató 2-2 la película.

En los siguientes dos encuentros, Nowitzki dejó su huella para siempre en la mejor liga del mundo convirtiendo diez tantos en cada uno de esos dos compromisos. Dallas sorprendió a Miami con un 4-2 y se coronó campeón por primera vez en su historia. También, el referente europeo recibió el tan soñado premio al MVP de las Finales. “Estuvimos muy cerca en 2006. Fue la gran decepción de mi carrera y mi vida. El hecho de haber luchado y tomado revancha, fue increíble. El sentimiento de ser el mejor equipo del mundo fue indescriptible”, expresó el 41.

Dirk Nowitzki 2011
Dirk Nowitzki recibiendo el premio al MVP de las Finales por parte de Bill Russell (FOTOGRAFÍA: Gentileza Getty Images).

Lamentablemente, ese plantel se desintegró en gran parte a la temporada siguiente, la 2011-12. Marcada por el último Lockout de todos los tiempos, los Mavericks sufrieron las bajas de Tyson Chandler, J.J. Barea, Peja Stojakovic y DeShawn Stephenson. Pese a los fichajes de Vince Carter y Lamar Odom, no pudieron defender el trono porque fueron barridos en primera ronda por Oklahoma City Thunder.

Y en la 2012-13, partieron Jason Kidd y Jason Terry a diferentes equipos. El éxodo de casi toda la columna vertebral provocó la primera ausencia de los Playoffs tras 12 clasificaciones seguidas. La única buena noticia para Nowitzki en ese torneo fue haber sido el jugador número 17 en alcanzar los 25 mil puntos en su carrera. El hito sucedió el 14 de abril de 2013, durante un encuentro con New Orleans Hornets.

SUS ÚLTIMAS ANDANZAS

Dallas retornó a la postemporada para la 2013-14, gracias a una excelente performance de Dirk Nowitzki. Su registro en la fase regular fue de 21,7 puntos, 6,2 rebotes y 2,7 asistencias en 32,9 minutos por encuentro. Sin embargo, San Antonio Spurs evitó sufrir una sorpresa de mal gusto en primera ronda y se adjudicó el derby por 4-3.

El interno europeo renovó en el verano estadounidense 2014 por un salario menor, 25 millones de dólares en tres años. Con el regreso de Tyson Chandler y la incorporación de Chandler Parsons, volvió a jugar Playoffs en 2015 y 2016. Pero los Mavericks volvieron a ser derrotados en primera ronda por Houston Rockets y Oklahoma City Thunder, respectivamente.

A partir de la 2016-17, Nowitzki renovó en tres años consecutivos. Su salario fue aún menor, ya que el equipo comenzó a transitar una etapa de reconstrucción. El mejor momento fue sin dudas la llegada a los 30 mil puntos en la carrera, el 7 de marzo de 2017, en un duelo con los Lakers. Esto lo convirtió en el sexto jugador de todos los tiempos en lograrlo. No obstante, las lesiones comenzaron a prohibirle su presencia en varios partidos. Luego de tres apariciones al hilo en postemporada, llegaron tres temporadas en fila de ausencias en la misma instancia.

Dirk anunció para la 2018-19 que esa sería su última como jugador. Como coincidió con la última de Dwyane Wade, emblema de Miami Heat, la NBA decidió que ambos participaran de su último Juego de las Estrellas. Además, compartió momentos con las dos futuras promesas de la franquicia, Luka Doncic y Kristaps Porzingis (si bien no jugó por lesión). Su último partido fue el 9 de abril de 2019 frente a Pheonix Suns, de local, y le dio una última alegría a los hinchas de Dallas encestando 30 tantos.

Eso no fue todo: Charles Barkley, Scottie Pippen, Larry Bird, Shawn Kemp y Detlef Schrempf dieron un discurso cada uno después del encuentro como agradecimiento. Fue el único en vestir la camiseta de un mismo equipo por 21 temporadas.

EN LA MEMORIA DE TODOS

La campaña 2021-22 tuvo dos hechos que revivieron momentos épicos de Dirk Nowitzki. El día inaugural, el 19 de octubre de 2021, se anunciaron los 75 mejores jugadores de todos los tiempos. El ala-pivote alemán fue incluido dentro de esa lista de leyendas de la NBA. Y la otra jornada indeleble fue el retiro de la camiseta número 41 de Dallas, el miércoles 5 de enero de 2022. 

Los reconocimientos estuvieron bien merecidos. Dirk Nowitzki fue un jugador que revolucionó el rol del ala-pivote en la mejor liga del mundo, a través de un movimiento característico y original, el Fadeaway. Asimismo, cambió rotundamente la mirada de los internacionales en la NBA. Se trató de un ícono en la competencia norteamericana, en la cual fue campeón y MVP de las Finales en 2011, Jugador Más Valioso del Año en 2007, integró cuatro veces el Mejor Quinteto (2005 al 2007 y 2009) y participó de 14 ediciones del All Star Game (2002 al 2012, 2014, 2015 y 2019).

Compartir