Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

El día que el Dream Team venció a Venezuela para ser campeón continental

El Dream Team venció a Venezuela en la final de Portland 1992 para clasificar a Barcelona.
El Dream Team necesitó del FIBA Américas de Portland para clasificar a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 (FOTOGRAFÍA gentileza Heaven 32).

Todos recuerdan al conjunto de Estados Unidos de Barcelona 1992 como uno de los mejores equipos de la historia del básquetbol y del deporte. La reunión de jugadores legendarios como Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird, entre tantos nombres estelares, invitó a pensar que el equipo era invencible. Tal es así que nunca perdió un partido oficial en su camino al oro en los Juegos Olímpicos.

Lo que pocos recuerdan es que el elenco norteamericano tuvo que pasar por un Campeonato FIBA Américas para llegar a la máxima cita deportiva. El Dream Team dio su mayor augurio de invencibilidad en la final del certamen celebrado en Portland, más precisamente el 5 de julio de 1992, cuando superó a Venezuela por 127-80.

La Vinotinto sorprendió al meterse en la final con un inesperado 100-91 sobre Brasil, que clasificó a los Juegos a través del tercer puesto. El inicio fue previsible: 61-27 en la primera mitad para asegurar el título. Pero el segundo período fue más parejo. Quizás por desenfoque del elenco norteamericano dada su gran ventaja; aunque también por hidalguía venezolana. Un 60-53 adverso que fue el tramo más ‘complicado’ para el plantel de Chuck Daly en todo su recorrido hacia el punto más alto del Olimpo.

EL CAMINO DE ESTADOS UNIDOS A LA FINAL

Históricamente FIBA le concedió al campeón del Mundial la posibilidad de participar de los Juegos Olímpicos sin mediar otro certamen clasificatorio. Tras no poder ser campeón en Argentina 1990, Estados Unidos quedó obligada a hacerlo a través del certamen regional. Luego de concretar la posibilidad de disputar los Juegos con sus NBA en 1991, tuvo que afrontar cuatro clasificatorios continentales con sus mejores jugadores para llegar hasta su máximo objetivo (1992, 1999, 2003 y 2007).

Así, el FIBA Américas de Portland 1992 se presentó muy atractivo. Sería la primera posibilidad de ver al Dream Team en partidos oficiales. A su vez, el equipo de Daly podría terminar de conectarse antes de decir presente en los Juegos Olímpicos, como se esperaba. Ningún seleccionado le representaba una gran dificultad; e inclusive muchos de ellos se acercarían a los partidos para sacarse fotos con sus estrellas. Dejar a un lado los egos de las estrellas para lograr el bien común era el gran objetivo de Daly en el certamen.

Estados Unidos arrasó al nivel esperado con un 4-0 en la fase de grupos: 136-57 a Cuba; 105-61 a Canadá; 112-52 a Panamá; y 122-87 a Argentina. Un triunfo sobre Puerto Rico por 119-81 le permitió garantizar su presencia en Barcelona.

LOS HÉROES DE PORTLAND

Venezuela llegó a suelo norteamericano con el objetivo de concretar su primera aparición en los Juegos Olímpicos dentro de la disciplina. Históricamente el honor de clasificar había sido para Estados Unidos, Brasil y Canadá, con algunas apariciones de Argentina, México, Chile, Perú y Uruguay. Así, la Vinotinto buscó ser el sexto país sudamericano en asegurar su presencia en la máxima cita. El elenco dirigido por Julio Toro integró a Carl Herrera; Luis Jiménez; Gabriel Estaba; Iván Olivares; Sam Shepherd; Rostin González; Víctor David Díaz; Alexander Nelcha; Melquiades Jaramillo; Armando Palacios; Nelson Kako Solórzano y Omar Walcott Roberts.

Todo equipo necesita una pequeña cuota de fortuna y Venezuela la tuvo en el sorteo. Evitó un durísimo Grupo A que tenía a Estados Unidos, pero también a elencos complicados -salvo para el elenco norteamericano-. Integró el Grupo B, una zona que no fue fácil pero que tuvo un poquito menos de nivel. Una división que incluyó a Brasil, Puerto Rico, México y Uruguay.

Venezuela abrió su paso con paso firme, un 110-97 a Uruguay para quedar cerca de la clasificación. No obstante, el equipo tuvo duros reveses frente a Brasil (128-81) y Puerto Rico (91-80), quedando así obligada a sortear a México para avanzar a la siguiente instancia. El último juego de la primera fase fue muy parejo, pero los nervios de acero de Iván Olivares hicieron posible el triunfo. El jugador anotó cinco de los últimos ocho puntos para estampar el 88-85 que permitió el pasaje a la siguiente instancia.

Como Venezuela cerró la zona con un 2-2, debió medirse con Canadá en cuartos de finales. Un 76-72 le dio el pasaje a semis para lo que verdaderamente fue la mayor prueba en el torneo. Debió enfrentar a Brasil, con el resultado adverso de la primera fase y frente a un Oscar Schmidt que quería medirse con los mejores de la historia. A base de garra, buena defensa y un contraataque letal, el equipo de Toro logró lo inesperado. Un 100-91 para firmar una de las mayores epopeyas del deporte venezolano. Una clasificación histórica que los transformó de representantes a ‘héroes’.

RECORDADA SEGUNDA MITAD EN UN DÍA PATRIO

La final de Portland se dio el domingo 5 de julio de 1992, curiosamente en el día del 181° aniversario de la independencia venezolana. Una cita memorable para todos los presentes. Por un lado, el mejor equipo de la historia. Por el otro, un grupo que no se esperaba que llegue a la final y que dejó la vida por alcanzar lo imposible.

Como ya fue dicho anteriormente, el Dream Team abrió el encuentro con un 61-27 que liquidó la historia. Pero Venezuela hizo un gran trabajo en la segunda mitad, sacando a relucir su mejor versión defensiva. Quizás por desenfoque del rival y también por sacrificio propio, el equipo vinotinto le planteó los 20 minutos más complicados de 1992. Carl Herrera lideró el adverso 53-60 que sirvió para retirarse con una clasificación histórica y un buen sabor de boca.

Estados Unidos ganó el oro y se fue de Portland convencido que haría historia en la capital catalana. Venezuela concretó su primera clasificación olímpica, algo que tendría que esperar 14 años para poder volver a repetir.

 

Compartir

OTROS ARTÍCULOS

El campeón Bob Davies, Oscar Robertson y Vlade Divac encabezan el listado de homenajeados por la franquicia californiana.
Bill Walton y Clyde Drexler encabezan el listado de jugadores homenajeados por la franquicia de Óregon.
La franquicia de Florida hizo una curiosa decisión de inmortalizar tan sólo un número, el cual no le perteneció a ningún jugador en particular.
Golden State venció 144-113 a los Spurs en el Alamodome de San Antonio. Un total de 68.323 fanáticos dijeron presente, la mayor cantidad en la NBA.