Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

13/05/1999

La noche en la que Allen Iverson se convirtió en un ladrón sin precedentes

Esta es la bajada para el bloque de noticias del home. La cantidad de caracteres es de 150. Lo ideal es que termine el texto con 3 puntos así ...

Allen Iverson
Allen Iverson logró una marca que al día de hoy sigue sin romperse (FOTO: Twitter)

Allen Iverson, The Answer, ha sido reconocido en el mundo de la NBA como uno de los anotadores más prolíficos de toda la historia.

Con solo 1,83 metros de estatura, muy por debajo de la media de los escoltas que han dado que hablar en el mejor básquetbol del mundo, el talento con espíritu callejero procedente de la Universidad de Georgetown supo quemar redes sin parar a las órdenes de Larry Brown en Philadelphia 76ers.

Sin embargo, el 13 de mayo de 1999, A.I. escribió historia grande sin el balón en sus manos.

De manera impensada, en el Juego 3 de playoffs de primera ronda ante Orlando Magic, grabó a fuego su apellido en los libros al convertirse en el primer y único jugador en la historia de postemporada en terminar un partido con 10 robos de balón.

“Estaba tan excitado que hasta cuando estaba parado solo quería seguir moviéndome”, dijo Iverson luego del juego. “Incluso en los minutos, no me podía quedar quieto”. George Lynch, con 17 puntos, ocho rebotes, tres asistencias y dos robos de balón, secundó a Iverson aquella noche en Philadelphia, que contó con un aforo de 20.874 personas presentes.

“Fue un poco el show de Allen Iverson”, dijo tras el partido el legendario Chuck Daly, en aquellos años coach de Orlando Magic, a The Washington Post. “Lo que le da a ese equipo, no se si realmente logran ponerlo en dimensión”.

No solo fueron los diez quites como ladrón de guantes blancos: a su planilla, aquella noche, la completó con 33 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias. Y no fue un vano un rendimiento tan electrizante: los Sixers se llevaron el triunfo por 97-85.

ALLEN IVERSON Y UNA MARCA DEFENSIVA ÚNICA

En la NBA, los récords están en constante peligro de romperse. Sin embargo, esta marca de Iverson sigue sin fragmentarse hasta estos días.

Los únicos jugadores en conseguir 30 puntos y 10 robos en un juego fueron Alvin Robertson (30 y 10) y Michael Jordan (32 y 10), pero ambas producciones se consiguieron en serie regular, jamás en playoffs.

Antes de ganar su primer título anotador, Iverson, en aquel entonces de 23 años, lideró a los 76ers ante el Magic para ganar en cuatro partidos (3-1), en lo que fue su primera experiencia en playoffs.

Ese Juego 3, incluso, fue el primero de Philadelphia en casa tras ocho años de sequía.

La temporada 1999 fue acortada debido al lockout patronal. Iverson, de todos modos, consiguió guiar a los 76ers a un récord favorable de 28-22 en temporada regular, finalizando en el sexto lugar de la Conferencia Este.

The Truth promedió, en la serie de postemporada ante el Magic, 28.3 puntos, 6.0 asistencias, cuatro robos y 3.8 rebotes.

Los Sixers luego fueron eliminados por los Indiana Pacers (4-0) en Semifinales de Conferencia.

Compartir