Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

19/06/1986

La leyenda que no fue: la triste muerte de Len Bias

Len Bias falleció por una sobredosis de cocaína en la mañana del 19 de junio de 1986. Una pérdida que revolucionó al mundo del deporte.

La muerte de Len Bias es uno de los grandes 'What if?' de la NBA
La muerte de Len Bias es uno de los grandes 'What if?' de la NBA (FOTOGRAFÍA gentileza Infobae).

La muerte de Len Bias marcó un antes y un después en Estados Unidos. El alero estaba llamado a ser una leyenda de la NBA tras jugarle de igual a igual al mismísimo Michael Jordan en el plano universitario. Como si fuese poco, había sido seleccionado por los Boston Celtics de Red Auerbach con el segundo pick del Draft de 1986. Sin embargo, 24 horas más tarde falleció a causa de una sobredosis por consumo de cocaína.

Una historia que conmocionó a todo el país norteamericano. Desde el legendario jugador número 23 de los Bulls hasta el por entonces presidente Ronald Reagan enviaron coronas de flores. El último adiós al joven fue en la Universidad de Maryland, la institución que lo vio convertirse en una potencial superestrella y dónde tuvo su triste deceso.

¿QUIÉN ERA LEN BIAS?


La NBA necesita que haya un recambio de estrellas constante para captar audiencias jóvenes. Tal es así que suele presionar a los ingresantes con comparaciones odiosas que no los ayudan a adaptarse a la liga. Pero la muerte de Len Bias significó la pérdida real de un jugador con potencial de hacer historia.

Leonard Kevin Bias llegó a la liga como uno de los aleros más completos de la historia del básquetbol universitario. El oriundo de Landover tardó en encontrar su mejor versión, por lo que no despertó gran interés durante la secundaria. Sin embargo, tras elegir a Maryland, la institución más significativa de su estado, todo cambió.

Bias pasó de ser un jugador universitario más a mostrar un potencial significativo. Su incuestionable ética de trabajo le permitió superar varios golpes durante sus primeros años y encontrar su mejor nivel en el momento indicado. El boom llegó en su tercer año, la campaña de 1984-85, con 18,9 puntos a través de un 52,6% de campo y 6,2 rebotes. La producción le permitió ser el mejor jugador de la dura conferencia ACC. Se impuso a nombres conocidos como Brad Daugherty, el Bad Boy John Salley o Spud Webb.

Su nivel deslumbró a Red Auerbach, que lo invitó a entrenamientos privados con los Celtics. El histórico de Boston le fue claro: el equipo tenía una primera ronda de Seattle, que se preveía que tendría un mal año. Si todo se daba acorde a los planes, el equipo volvería a pelear por un anillo de la mano de Larry Bird y podría incorporarlo.

Esto elevó el trabajo de Bias, que tuvo su nivel más alto en la 1985-86. 23,2 puntos y 7,0 rebotes para merecer el ingreso al equipo All-American, el premio máximo de la NCAA. Mejor jugador de una conferencia ACC para ser el séptimo en ganar el galardón en años consecutivos. Nadie sabe realmente si podría ser el némesis de Michael Jordan, pero deslumbraba la posibilidad de alcanzarlo.

Boston cumplió con su parte. Ganó las finales de 1986 y lo seleccionó. Bias cenó con Auerbach y junto a su padre en Nueva York tras el Draft. «Siempre quise que sea Boston», le dijo unas horas antes a ESPN. El cronograma de actividades era claro: viajar a Washington para firmar el patrocinio con Reebok; volver a Maryland para un festejo íntimo; y trasladarse a Boston para el training camp. Esto último nunca sucedió.

LA MUERTE DE LEN BIAS

La primera parte del cronograma se cumplió. Bias viajó a Washington junto a su padre, que también era su representante, para cerrar el acuerdo con la marca deportiva. Una firma millonaria además de una interminable cantidad de pares de zapatillas. Indumentaria que le dio a sus hermanos, Michelle, Eric y James III. Todo era felicidad para ellos.

Sin embargo, según lo que se muestra en Without Bias (2009), el documental de 30×30 de ESPN, esto no era así para sus padres James Jr. y Lonise. Ambos reportaron que tenían una premonición, un sentimiento difícil de explicar. Un temor de que algo malo sucedería, que todavía no estaba todo dado. Y así fue.

Len festejó con su familia y manejó hacia la Universidad de Maryland, donde se reencontró con ex compañeros y otros estudiantes. Brian Tribble, el gran nombre de la causa posterior, reportó que consumieron cocaína y coñac para festejar. La droga fue suministrada por el mismo Tribble, quien aseguró que no era la primera vez que consumía aunque sus compañeros dijeron lo contrario.

Bias abandonó el campus de la Universidad de Maryland y se reunió con varias personas a eso de las 2 de la mañana. Tardó menos de una hora en volver al espacio para intentar descansar, pero colapsó. Tuvo convulsiones mientras dialogaba con Terry Long. A las 6:32 A.M. el mismo Tribble llamó a la policía para señalar que estaba inconsciente y no respiraba. Tras este llamado, y a la espera de los médicos, se comunicó con su madre Lonise, quien se dio cuenta que su intuición no había fallado. Como si fuese poco, le mintieron de hospital, demorando su llegada al Leland Memorial Hospital en Riverdale. Ya era tarde. Fue anunciado muerto a las 8:55 de aquel fatídico 19 de junio de 1986.

John Smialek, el médico que llevó adelante la autopsia mencionó en conferencia de prensa: «El Sr. Bias murió de una intoxicación por cocaína que le provocó una interrupción de la actividad eléctrica normal del cerebro que controla los latidos del corazón. Esto resultó en una serie de repentinas convulsiones y paros cardíacos». Había consumido un tipo de cocaína que era 98% pura, letal para cualquiera. El reporte forense también indicó ausencia de otras sustancias. Len nunca bebió como señaló Tribble.

Tribble pasó un año en prisión hasta ser declarado inocente por la corte del estado de Maryland. El estado cargó contra él como sus ex compañeros con cuatro cargos por distribución de drogas.

Su muerte no fue en vano. El deceso de una promesa del deporte tuvo en vilo al mundo del deporte, empezó a eliminar el tabú de hablar sobre la cocaína y llegó al congreso estadounidense. En 1988 se sancionó la Ley de Len Bias, con el fin de favorecer el cuidado como la prevención por el consumo de drogas.

LO QUE SUCEDIÓ CON LOS CELTICS

Boston tenía el mundo en sus manos. Campeón indiscutido en 1986, pero la muerte de Len Bias jugó en contra de su plan perfecto. El equipo empezó a padecer el paso del tiempo y no contó con quien se esperaba que sea el encargado de seguir la exitosa tradición celta. Auerbach mencionó perder el interés en la conducción tras no recibir ninguna compensación por parte de la NBA.

La franquicia debió esperar hasta 2008 para poder volver a gritar campeón.

Compartir