Contamos buenas historias de básquetbol. Contenido especial sobre NBA, Juegos Olímpicos, FIBA y mucho más.

05/04/1984

El partido en que Kareem Abdul-Jabbar se convirtió en el máximo anotador

El 5 de abril de 1984, Lew Alcindor realizó una jugada distintiva para alcanzar el registro que se mantuvo en lo más alto por 39 años.

Kareem Abdul-Jabbar Los Angeles Lakers
Kareem Abdul-Jabbar recibe el balón por parte de Adam Silver, el comisionado de la NBA en ese momento (FOTOGRAFÍA: gentileza Sporting News).

Desde el 7 de febrero de 2023, LeBron James se convirtió en el máximo anotador de todos los tiempos. El Rey superó la marca que tuvo Kareem Abdul-Jabbar durante 39 años. El interno dejó su huella a partir del 5 de abril de 1984, la cual fue muy difícil de superar.

El oriundo de Harlem, New York, llegó a ese día con 38 años de edad. Llevaba diez temporadas vistiendo la camiseta de Los Angeles Lakers. Hasta ese momento, Lew Alcindor había levantado dos trofeos Larry O’Brien con el conjunto californiano (1982 y 1985). Sin embargo, el interno mantenía una sobresaliente condición física para seguir luchando por campeonatos a esa altura de la carrera. Sin dudas que era un caso muy distintivo en la historia de la NBA.

El encuentro del 5 de abril de 1984 se llevó a cabo en el Thomas and Mack Center, Las Vegas, Nevada. Los angelinos se enfrentaron con Utah Jazz, por la fase regular. La franquicia de Salt Lake City decidió jugar una serie de partidos en la tan famosa ciudad de Estados Unidos, con el objetivo de incrementar su cantidad de fans. Para aquel entonces, el Jazz estaba transitando su quinta campaña en la ciudad de Utah.

A diferencia de los encuentros anteriores, ese juego en Las Vegas contó con una asistencia de 18389 espectadores. Esa fue la mayor cantidad de aficionados presentes en un partido de Utah desde la temporada 1979, cuando la franquicia estaba en New Orleans.

Los Lakers se impusieron en aquel compromiso por 129 a 115. Y durante el transcurso del enfrentamiento, Kareem Abdul-Jabbar derribó la barrera que tenía Wilt Chamberlain hasta ese momento (31419 tantos). El centro recibió el pase de Magic Johnson y encestó un skyhook de media distancia, uno de sus originales lanzamientos, para poder convertirse en el máximo anotador de todos los tiempos.

El elenco de Hollywood era visitante en aquel duelo. Sin embargo, todos los aficionados aplaudieron para elaborar una resonante ovación hacia Lew Alcindor, ya que conquistó un logro que prevaleció durante 39 campañas. Y además, lo conseguía a dos años de cumplir 40.

Kareem Abdul-Jabbar coronó la legendaria hazaña recibiendo el premio al MVP de las Finales en 1985. El oriundo de Harlem, New York, guió al conjunto angelino hacia el triunfo sobre Boston Celtics por 4 a 2. Su promedio en la serie fue de 25,7 puntos, nueve rebotes, 5,2 asistencias y 1,5 tapas por aparición. Así, se encargó de los californianos cortaran con la mala racha de ocho caídas consecutivas en las Finales ante su eterno rival.

El centro continuó con su carrera como jugador hasta los 42 años. De esta manera, le adjudicó dos estrellas más a los Lakers (1987 y 1988) para poder finalizar una etapa en Hollywood que contó con cinco títulos. Estos festejos se sumaron a su primer trofeo Larry O’Brien, el cual obtuvo con la casaca de Milwaukee Bucks en 1971.

Kareem Abdul-Jabbar Los Angeles Lakers
Kareem Abdul-Jabbar retrata la jugada memorable con su particular skyhook (FOTOGRAFÍA: gentileza NBA.com).

Por otro lado, colgó las zapatillas tras acumular 38387 puntos. Este registro fue batido por LeBron James, el 7 de febrero de 2023. Sin embargo, Kareem Abdul-Jabbar también se convirtió en el jugador con más premios al MVP de la temporada (6), más apariciones en el Juego de las Estrellas (19), más minutos disputados (57446) y más tiros de campo convertidos (15837).

Y a diferencia del Rey de Aakron, Ohio, Lew Alcindor fue capaz de establecer el récord en condición de visitante. Y además, en una de las ciudades más populares del país norteamericano, como Las Vegas. El inventor del Skyhook estampó su sello en una de las jugadas más icónicas de todos los tiempos.

Compartir